Tu casa puede ayudarte a cumplir tus objetivos

0

Así como lo lees, la energía que circula por tu casa puede acercarte o alejarte de los objetivos que busques en la vida.

Nuestra casa, cualquiera sea (grande, chica, propia, alquilada, compartida, antigua, nueva, etc), básicamente es un contenedor de energía. No de la energía de la que habitualmente hablamos (la energía eléctrica, térmica, etc) sino de la energía vital y sutil. Esa energía que impregna todo el universo, que hace que las cosas tengan vida, que podamos movernos, hablar, pensar, respirar y muchas actividades más, se llama prana. La respiración, de hecho, es la principal fuente de prana de las personas.

Y el lugar en donde más cantidad de prana existe, es nuestra atmósfera. El prana fluye de manera orgánica en espacios naturales: es por eso que nos sentimos felices y relajados cuando vamos a la montaña, a la playa o al bosque. Pero cuando se construye un edificio, muchas veces ese fluir energético se altera, y eso nos impacta negativamente en diferentes aspectos.  

La ciencia milenaria de Vastu Shastra (predecesora del Feng Shui), estudia cómo circula el prana a través de los edificios, y a través de métodos sencillos trae armonía y positividad a los espacios. Esa armonía, esa energía fluyendo al ritmo del universo, trabaja a niveles muy profundos de la existencia y nos brinda apoyo en lo que deseamos en la vida. Es por eso que una casa con “buen prana”, nos ayuda a cumplir nuestros deseos.

Al mismo tiempo, esta ciencia védica considera que todo lo que existe en este mundo está compuesto por 5 elementos. Se los denomina los 5 Grandes Elementos, o Pancha Maha Bhutas, y son: Tierra, Agua, Fuego, Aire y Espacio. Cada uno de ellos rige un sector de la casa: la Tierra en el Sudoeste, el Agua en el Noreste, el Fuego en el Sudeste y el Aire en el Noroeste. En el centro de la vivienda rige el Espacio. 

Y cada uno de los Elementos afecta a un área diferente de nuestra vida: el Agua rige nuestro crecimiento económico y espiritual, el Fuego nuestra salud y fuentes de energía, la Tierra todo eso que nos brinda apoyo (familia, trabajo, amigos, carrera, etc) y el Aire rige nuestras relaciones. Considerando este y otros aspectos constructivos, nuestro hogar puede sufrir diversos desequilibrios, que obstruyan el fluir del prana.

Para contribuir a que se cumplan nuestros objetivos relacionados con el crecimiento económico o espiritual, Vastu recomienda colocar una fuente con agua en la zona Noreste de la vivienda (Elemento Agua). Para fortalecer nuestras metas relacionadas con la salud, instalar una lámpara de sal, velas o algún artefacto eléctrico en la zona Sudeste (Elemento Fuego). En caso de que nuestro objetivo sea recibir más apoyo, ya sea específico o general, ubicar muebles, decoración pesada o plantas en la zona Sudoeste de la casa (Elemento Tierra). Para mejorar o atraer relaciones, colocar llamadores de ángeles, colgantes o similares en la zona Noroeste (Elemento Aire). El centro de la vivienda es conveniente que se mantenga despejado y limpio, dentro de lo posible, y eso afecta positivamente a toda nuestra vida en general.

Otra herramienta poderosa para mantener un espacio armonioso y pleno de energía, es que el lugar se mantenga limpio y ordenado. El desorden atenta directamente contra la circulación del prana, y reduce la posibilidad de alcanzar nuestros objetivos.

Pero de nada serviría que el lugar esté perfectamente acondicionado, armónico y predispuesto a satisfacer nuestros deseos, si nuestra mente no acompaña de la misma manera. Nuestra mente es la herramienta más poderosa, pero si los objetivos no están claros, será difícil acercarnos a ellos. Sería como subirse a un taxi y, cuando el chofer nos pregunte a qué dirección queremos ir, le digamos que no sabemos. Sencillamente el taxi no se moverá de su lugar.

Entonces lo principal es que nuestra intención sea precisa. En sánscrito (una de las primeras lenguas del mundo) a la intención se la llama Sankalpa. Nada ocurre si no existe antes un sankalpa, y cuanto más fuerte este es, más probabilidades hay de que se cumpla. La única manera de tener un sankalpa poderoso, es que nuestra propia mente lo sea. Una mente dubitativa, oscilante y débil no es terreno fértil para buenos pensamientos ni buenas intenciones. Y la mejor manera de fortalecer nuestra propia mente es a través de la meditación: meditar calma el exceso de pensamientos, nos ayuda a tomar perspectiva de las situaciones, eleva nuestra propia energía y trae luz sobre la realidad. Dedicando tan sólo unos minutos al día, en cualquier momento y sin requisitos extras, meditar es hoy en día la mejor herramienta para alcanzar nuestros objetivos más deseados. El último paso para llegar a nuestras metas es tomar acción: cierto esfuerzo es necesario para alcanzar el éxito, no sucede mágicamente.

Entonces, resumiendo, el proceso es el siguiente: 1) Estar en un lugar acorde, sátvico, armonioso y pleno de energía. 2) Tener una mente fuerte, centrada y positiva. 3) Tomar la intención correcta. 4) Dedicar el esfuerzo necesario.

Por Arq. Dardo Gutierrez

*Arquitecto y consultor de Vastu
Egresado de American Institute of Vastu, California, EEUU.
www.vastu.com.ar /Vastu, el Yoga de las casas

Artículo anteriorALIMENTACIÓN ANTI-INFLAMATORIA
Artículo siguienteOpciones naturales para reducir medidas 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí