“Que tu naturaleza vuelva a ser Naturaleza”

Todo lo que somos y hacemos, debería ser tan natural como para volver a ser parte de la naturaleza, incorporándose al medioambiente, transformándose y reciclándose. Para que tu naturaleza, vuelva a ser Naturaleza es imprescindible llevar una vida saludable para con uno mismo y para el medio que nos rodea, si es que queremos ser parte. Naturalizar una industria tóxica y un mercado depredador, no puede ser ni ecológico ni natural. Para que tu naturaleza humana, se integre a la naturaleza de la Tierra y al Cosmos en comunidad con todas las especies y el Universo, es necesario una vida saludable e imperiosamente natural. Somos seres biológicos y orgánicos y por más que la industria y la moda quieren que seamos cada vez más sintéticos y artificiales, no lo somos y distamos muchos de serlo. Pero hay una contradicción muy grande en querer llevar una vida ecológica si vivimos y apoyamos una industria tóxica, consumiendo sin parar sus productos tóxicos y produciendo continuamente desechos tóxicos. La programación de la industria a través de los medios masivos de desinformación, han colonizado la mente de los consumidores en casi su totalidad. Esta ingeniería social a través de corporaciones de poder, ONGs y gobiernos, formatean las mentes de los consumidores para crear hábitos de consumo perjudiciales para la salud propia y la del medioambiente. Se induce a desear lo sintético, lo digital y lo virtual en desprecio de lo orgánico o biológico. Nuestro universo biológico no es presentado desde los medios y la pseudociencia, como peligroso o contagioso, con el fin de alejarnos cada vez más de nuestro origen natural.  Se está imponiendo un modelo absurdo, antinatural, verdaderamente peligroso y criminal, apoyado en falsas creencias y manipulación, para que aceptemos la química sintética y artificial, desconectándonos de la tierra, la naturaleza y el cosmos. Hoy sólo la ignorancia nos aleja de la verdad, porque todas las respuestas están On line, están investigados y relatados en cientos de miles de artículos, libros y causas judiciales alrededor del globo; toda la información está disponible para quien quiera profundizar un poco más y atravesar la barrera de los títulos y no sólo alimentarse de zócalos de televisión.  El pensamiento enlatado de los formadores de opinión a través de títulos, zócalos y “Fake News”, las redes sociales y sus reels (sacando de contexto la realidad) nos anula la capacidad de comprender información compleja o de entender los meta-mensajes detrás de la manipulación de la información.  Se va creando la verdadera sensación de que el ser humano va quedando obsoleto o pasado de moda, y se nos va imponiendo el transhumanismo. No deja de ser una cuestión de cambio de hábitos o de entrenamiento personal, en otra dirección, el poder salirse de esta situación. El hilo de Ariadna para salir del laberinto es la propia Naturaleza. Desandar el camino para volver a uno mismo se hace imprescindible, desde nuestra propia aceptación, podemos aceptar a los otros y a toda la Naturaleza. Para volver al origen, estar en comunión con la naturaleza y llevar una vida saludable, debemos desprogramarnos y aceptarnos como seres biológicos en un medio Bilógico y Cósmico. Aceptar nuestros fluidos, nuestro cuerpo, nuestros orígenes y nuestra propia naturaleza. Porque de no aceptarla, no se puede pretender minimizar nuestra huella ecológica, por nuestro paso por el planeta. Para que tu naturaleza, vuelva a ser naturaleza, es primordial desandar lo andado y despojarse de tantas falsas creencias basadas en la programación de la ingeniería social. Amar nuestra propia naturaleza es amar al mundo y al cosmos como parte de una misma cosa integrada a la vida. ¿Cómo se nos ocurre creer que somos mejores que el universo y que somos capaces de manipularlo? O que somos mejores que la propia naturaleza… La soberbia, el miedo, el resentimiento y la estupidez nos han traído hasta aquí, es momento de revisar nuestro bagaje, soltar el lastre de la programación “hipnopedica” y comenzar una nueva revelación de nuestro potencial humano. Que tu naturaleza vuelva. 

Por Ignacio Conde

iconde@fyn5.com

Autor

Artículo anteriorLas nuevas “dietas viejas”
Artículo siguiente¿Porque no todos los perros tienen terror a las tormentas y pirotecnia?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!