Personalidades Homeopaticas en animales: «El paciente de Chamomila» explosivos, nerviosos, coléricos… pero con su medicamento se calman con facilidad

8

Siguiendo con la serie de personalidades homeopáticas, hoy nos toca “Chamomilla”. El medicamento se elabora a partir de una planta vulgarmente conocida como Manzanilla. El famoso té de manzanilla que recomendaban nuestras abuelas para calmar a los espíritus indómitos y nerviosos. Es un gran sedante natural. Para el veterinario homeópata es fundamental encontrar el tipo de personalidad que tienen su paciente. Cada uno es diferente. Cada remedio que lo va a curar lo hace a partir de las características que le son propias. Cuando entre nosotros hablamos de pacientes: Sulphur, Natrum Muriaticum, Opium sabemos bien a que personalidades nos referimos. Recordemos que la homeopatía trabaja en forma inversa, por lo que nuestro paciente de “Chamomilla” va a ser un animal, sumamente nervioso, irritable, colérico. Se va a enojar por cualquier cosa, va a gritar, ladrar o maullar en forma descontrolada. Va a ser sumamente sensible a todo. Un hipersensible al menor ruido, al movimiento y por sobre todas las cosas al dolor. Nuestro paciente de Chamomilla no va a tolerar el más mínimo dolor. Reaccionando siempre violentamente. Recuerdo las enseñanzas de un pediatra homeópata: -Cuando una madre desesperada me llama por teléfono porque su bebé llora desconsoladamente porque le duele el oído. Le pregunto. – usted a su hijo que llora ¿Tiene ganas de arrullarlo y consolarlo o por el contrario tiene ganas de tirarlo por la ventana? Si es el primer caso el remedio será Pulsatilla (dulce y tierna), si en cambio los gritos pelados y violentos, con gran enojo y por supuesto en forma figurada, sería para tirarlo por la ventana, por inaguantable. Entonces el remedio será “Chamomilla”. Volviendo a nuestro perro. El tipo ladrará por cualquier cosa.

Son esos perros que salen ladrando y regresan del paseo ladrando. Son muy ariscos con todo el mundo. Son antipáticos. Nadie los tolera. Sumamente caprichosos, no hay nada que le venga bien. Cuando se siente mal quiere estar solo, que no lo joroben. No tolera que lo mimen, que lo toquen, que lo consuelen. Tiene una característica muy importante. Cuando está en este estado de irritación e hipersensibilidad, solo se calma con el movimiento enérgico.  Son esos bebes que necesitan ser acunados en forma enérgica, moviéndolos y sacudiéndolos.  Con los gatos también se da esto. Uno los alza y los mueve violentamente y se calman. Algo muy particular que tienen los individuos de Chamomilla es que tienen terror al viento. Al sonido del viento. Cuando silba o cuando se cierren las puertas con un estruendo, generalmente al comenzar una tormenta. Mas que a la lluvia o los truenos como tiene Phosphorus, Chamomilla le tiene terror al viento. Recuerdo a una pastora inglesa de 40 kg, bien grandota, que cuando silbaba el viento se desesperaba. Vivía en un piso 15 y se sentía el silbido, se quería meter debajo de la cama. Por supuesto que no entraba y generaba una situación graciosa tratando de meterse a como diera lugar. Una dosis de Chamomilla 200, la curó definitivamente. Otro de los talones de Aquiles del remedio es la dentición. Es sabido que cuando los animales cambian los dientes de leche por los definitivos alrededor de los 5 meses, tiene problemas. Pues bien, lo pacientes de Chamomilla lloran, gimen, se refriegan, puede generar mocos, conjuntivitis durante esos días de dentición. Las madres de Chamomillas son muy malas madres, no toleran que los cachorros mamen, les molestan los pezones. Hay que estar muy atento a eso y darle su remedio que las equilibra porque es muy importante que los cachorros recién nacidos tomen el calostro de la leche materna. Apenas una pequeña inflamación y hacen un escándalo manifiesto. Se va a enterar todo el edificio que la perra tiene otitis. Pasa su cara por las paredes, llora, grita, se arrastra, gime lastimeramente. A veces uno la mira y casi no tiene nada. No se va a dejar tocar la oreja y ojo porque es capaz de morder. Resumiendo, nuestro paciente de Chamomilla será nervioso, irritable, arisco, violento, con gran sensibilidad a todo: dolor, ruidos, olores. Cualquier enfermedad que padezca lo hará con síntomas violentos. He tenido varios casos de animales Chamomilla que al medicarlos se calman, se tranquilizan, vuelve la paz a esos hogares. El efecto es inmediato y maravilloso. La gente te llama por teléfono y te dice ¿Qué le dio? Fue mágico. Así es Chamomilla. Explosivo para enfermarse y también para curarse. 

Hasta la próxima. Salud y Alegría. 

 MV. Jorge S. Muñoz

Médico veterinario homeópata

Atendemos días Martes y Sábado por la mañana.  

Solicitar turnos al 114420-4998 y 4632-3558

homeopatia5@gmail.com   |   www.homeovet.com.ar

@homeovetmunoz

Artículo anteriorObsolescencia Instantánea: Caótica y Densa Plenitud
Artículo siguienteLa Moringa fascina más allá de su fotogenia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí