Nuevo año, nueva casa

VASTU SHASTRA: El Yoga de las casas

Cada nuevo año es un nuevo comienzo. Nuevos proyectos, nuevos desafíos, nuevas situaciones para resolver. Nuestro espacio puede apoyarnos en brindar esa energía que necesitamos para enfrentar esta nueva etapa. A continuación, los consejos de Vastu Shastra (la ciencia védica de armonizar los espacios) para llevarlo a cabo:

El primer paso es Despedir el pasado
Despide el lugar físico que fue hasta ahora, ya que a partir de ahora será uno diferente. Reconoce y honra los recuerdos y experiencias vividas allí permitiéndote sentir cualquier emoción que surja, ya sea nostalgia, tristeza o gratitud. Eso te ayudará a cerrar ese capítulo de tu vida de manera más significativa. Realiza una limpieza física profunda, desechando todo eso que ya no quieres que esté en TU lugar. 
Puedes realizar un ritual de despedida, como escribir una carta de despedida o hacer una última cena, ceremonia, reunión, etc, en el lugar, para cerrar simbólicamente ese ciclo y dar paso a nuevas experiencias.
Lleva a cabo una limpieza mental y emocional. Esto implica aceptar las emociones asociadas con el lugar y repasar cuanto has crecido. Es importante practicar el perdón, tanto hacia uno mismo como hacia los demás, para liberarse de la carga emocional negativa. Reconoce cualquier dolor, tristeza o enojo que puedas tener. Reflexiona sobre las lecciones que has aprendido de tus experiencias pasadas. Identifica qué cosas te han ayudado a crecer y qué cosas te gustaría cambiar.

Estar en el presente
Estar en el presente implica estar plenamente consciente y comprometido con el espacio y momento presente, sin distraerse por preocupaciones pasadas o futuras. Puedes llevarlo a cabo mediante distintas técnicas, hasta encontrar la que funcione para ti:
.Atención plena o mindfulness: es una práctica que consiste en prestar atención deliberada al momento presente sin juzgarlo. Puedes practicarlo durante cualquier actividad diaria, como comer, caminar o incluso lavar los platos. Presta atención a tus sentidos, a las sensaciones físicas y a tus pensamientos y emociones sin aferrarte a ellos.
.Respiración consciente: la respiración es una herramienta poderosa para conectarte con el presente. Tómate unos minutos al día para enfocarte en tu respiración. Observa cómo entra y sale el aire de tu cuerpo, sintiendo cada inhalación y exhalación. Esto te ayudará a calmar tu mente y a estar más presente en el momento y en el lugar.
.Observa tus pensamientos: A menudo, nuestra mente tiende a divagar hacia el pasado o el futuro. Cuando te des cuenta de que estás atrapado en pensamientos que te alejan del presente, simplemente obsérvalos sin juzgarlos y luego redirige tu atención hacia el momento presente. Recuerda que los pensamientos son solo pensamientos y no tienes que identificarte con ellos.
.Practica la gratitud. Cultivar la gratitud te ayuda a apreciar y valorar el momento presente. Tómate un tiempo cada día para reflexionar sobre las cosas por las que estás agradecido. Pueden ser cosas básicas, como tener una cama donde dormir o agua fresca para beber. Al enfocarte en lo positivo, te conectas más plenamente con el presente.
.Reduce las distracciones: Vivimos en un mundo lleno de distracciones constantes, como las redes sociales, la televisión o los teléfonos móviles. Intenta reducir el tiempo que pasas expuesto a estas distracciones y crea momentos libres de tecnología en tu día a día. Esto te permitirá estar más presente en tus actividades y en tus interacciones con los demás.
Estar en el presente es un proceso continuo y requiere práctica. No te castigues si te encuentras divagando en tus pensamientos o preocupaciones. Simplemente toma conciencia de ello y vuelve gentilmente al momento presente. Con el tiempo, cultivarás una mayor capacidad para estar plenamente presente y disfrutar de la vida en el aquí y ahora.

Diseña tu futuro
Proyectar la vida y el lugar que queremos implica tomar decisiones y acciones conscientes concretas. Los pasos a seguir son:
Visualiza tu futuro ideal, tomándote un tiempo para imaginar cómo te gustaría que fuera tu vida en el futuro.
Visualiza los aspectos clave, como tu carrera, relaciones, salud, finanzas y estilo de vida. Sé específico y detallado en tus visualizaciones. Establece un altar en un lugar especial de tu casa, y considera que ese es tu espacio sagrado.
Establece metas claras: Define metas específicas, medibles, alcanzables, relevantes y con un plazo de tiempo definido para cada área de tu vida. Crea un plan de acción detallado para alcanzar esas metas, dividiéndolas en pasos más pequeños y estableciendo un cronograma realista. Coloca tu Plan en el centro del altar, y actívalo durante un evento especial (Luna llena, fecha auspiciosa, evento personal, etc).

Recuerda que el diseño de tu futuro es un proceso continuo y flexible. A medida que avanzas, es posible que tus metas y deseos evolucionen. Ajusta tu plan y tus acciones según sea necesario para adaptarte a los cambios y seguir avanzando hacia la vida que deseas. ¡Confía en ti mismo y disfruta del viaje hacia tu futuro!

Por Arq. Dardo Gutierrez
Arquitecto y consultor de Vastu
Egresado de American Institute of Vastu, California, EEUU.
www.vastu.com.ar / Whatsapp: (+54 9) 221419-7899
Facebook e Instagram /Vastu, el Yoga de las casas

Autor

Artículo anteriorAstrología y Biodescodificación
Artículo siguienteAstrología y biodescodificación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!