Controlar los factores de riesgo, comer sano y mantenerse activo: claves para disminuir el riesgo de ACV

5

Un accidente cerebrovascular sucede cuando se detiene el flujo sanguíneo en parte del cerebro. Al no poder recibir el oxígeno y nutrientes que necesitan, las células cerebrales comienzan a morir en minutos. Esto puede causar un daño severo al cerebro, discapacidad permanente e incluso la muerte.

El accidente cerebrovascular (ACV) es la segunda causa más común de muerte y la tercera causa más común de discapacidad en todo el mundo, lo que se traduce en aproximadamente 6,5 millones de muertes anuales. En este contexto, la Dra. Yasmín Tenaglia –autora del libro ¿Cómo se previene y se afronta un ACV? de delhospital ediciones – habla sobre la prevención, detección temprana y tratamientos ante un posible ACV.

Libro – ¿Cómo se previene y se afronta un ACV? de Yasmín Tenaglia

“Conocer los síntomas de un accidente cerebrovascular (ACV) es vital, porque la detección precoz permite realizar una consulta rápida en el hospital y así reducir las secuelas.

Las 5 señales más comunes, tanto para mujeres como para hombres son: hablar de una manera confusa, sentir la cara adormecida o torcida, perder la fuerza y o sentir dificultad para mover alguna parte del cuerpo, perder la visión en un ojo o en ambos y sentir un dolor de cabeza muy fuerte.

¿Qué se puede hacer para prevenir un ACV?

Mantener los factores de riesgo controlados: hipertensión arterial, diabetes y colesterol elevado.

Evitar: el consumo exagerado o nocivo de tabaco y alcohol.

Comer de una manera balanceada: se aconseja en las comidas principales que la mitad del plato esté compuesto por verduras o vegetales crudos o cocidos de diferentes colores y que la otra mitad se divida en dos, así queda un cuarto del plato para la fuente de proteínas, como carnes sin grasas visibles, pollo sin piel, pescado o huevo (todo menos frito). El otro cuarto del plato está representado por las harinas y legumbres. A la par, disminuir las 5P: pan, pastas, pizza y empanadas, postres, papa/batata.

Controlar el sobrepeso.

Disminuir el estrés. 

Mantenerse activo.

Consejos para ponerse en movimiento:

Hacer actividad física aeróbica moderada, al menos 30 minutos diarios, 5 veces por semana como caminar rápido, correr, andar en bicicleta, bailar, jugar al fútbol, voley, tenis, etc.

Hacer actividad física de elongación, equilibrio y fortalecimiento 2 o 3 veces por semana, como yoga, tai-chi, pesas, musculación, etc.

Incorporar pausas activas breves de 5 minutos cada 2 horas para no estar tanto tiempo sentado.

Moverse todos los días. Por ejemplo, hacer quehaceres en casa, pasear al perro, jardinería, subir por las escaleras comunes en lugar de por las mecánicas o ascensor, estacionar el coche más lejos y caminar, bajarse de una parada/estación antes y caminar”.

El libro se puede adquirir en papel y on line consultando en https://delhospitalediciones.hospitalitaliano.edu.ar/tienda

Artículo anteriorDepuración orgánica con plantas medicinales
Artículo siguienteSinergia y Medicina Funcional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí