Acidez y alcalinidad: «La vida del hombre es una lucha contra la acidez»

25

Quizás muchos lectores de este diario, que conocen el Naturismo… u otras personas que se interesan en el tema han escuchado esta frase y les cause extrañeza.  O quizás se confunden con el llamado pH sanguíneo…y se pregunten ¿Cómo? ¿Es posible manejar la acidez de la sangre?  

Desde ya que cuando el pH sanguíneo se altera en exceso, nosotros no podemos manejarlo y hay que recurrir al médico especializado, porque es una situación grave y difícil de solucionar. Pero también debemos saber que el manejo del equilibrio entre alimentos ácidos y alimentos alcalinos nos permite  solucionar y sobretodo  prevenir, una serie  de problemas importantes como osteoporosis o gastritis, síntomas muy frecuentes y difíciles de mejorar, ya que se deben a una alimentación con exceso de sustancias acidificantes, que no se reconocen por el sabor sino conociendo sus características nutricionales: que un alimentos sea ácido o alcalino depende del tipo de minerales que contiene.

¿Cuáles son los alimentos alcalinos –que debemos aumentar- y cuáles los alimentos ácidos –que debemos disminuir?

Para reconocerlos podemos recurrir a su origen: los alimentos vegetales contienen mayor cantidad de minerales alcalinos, y los alimentos animales, tienen principalmente minerales ácidos. Los minerales alcalinos más conocidos son: calcio, magnesio y zinc: las plantas los extraen del suelo, se absorben fácilmente en estómago e intestino, y pasan a la sangre. Los alimentos animales tienen minerales acidificantes, entre ellos el fósforo y el hierro, presentes en carnes y lácteos; las legumbres, como soja y porotos, aunque sean vegetales, si se comen en exceso, son acidificantes porque contienen fósforo y proteínas. El hombre tiene la característica de ser omnívoro, es decir que sus dientes y su intestino le permiten ingerir una gran variedad de alimentos: vegetales como verduras, frutas y cereales; pero también animales, peces, aves… y sus productos, huevos y miel.  Como cada uno de estos grupos tienen distintos tipos de minerales en su composición, podemos “armar” la alimentación según nuestras necesidades.

Sabemos que los alimentos vegetales tienden a la alcalinidad, y que, en cambio los de origen animal son acidificantes, por lo tanto, si en la alimentación DIARIA incorporamos un 50/60 % de  vegetales, crudos o cocidos, con aceites; y completamos el plato con alimentos de origen animal, huevos, carnes blancas o rojas , pescado, siempre en menor cantidad y con cocciones suaves, que no excedan los 70º.: al vapor, horno, cacerola comenzaremos a disminuir la acidez y a recuperar el calcio para los huesos y a equilibrar la acidez que el estómago necesita para hacer la digestión, o sea liberar nutrientes:  hidratos, grasas y sobre todo, las proteínas que necesitamos.

Hay que tener en cuenta que influyen los procesos a los que se someten los alimentos, por ejemplo,  la refinación o la extracción de la cáscara de los cereales, elimina la mayor parte de los minerales alcalinos –calcio y magnesio, zinc  y  manganeso, y el alimento cambia su pH –o relación acidez-alcalinidad-  según sean integrales o no; lo mismo sucede con las grasas: las grasas saturadas de los animales son ácidas y los aceites extraídos de las semillas –lino, sésamo, girasol, nueces, con  grasas poliinsaturadas, son alcalinizantes…

El ejercicio físico se relaciona con este tema: el exceso, especialmente si no se está entrenado suele acidificar y producir lesiones musculares; la falta de sueño, el aumento del estrés, el fumar y usar drogas acidifican nuestro organismo.

 Pero volvamos a los alimentos, que es la forma más fácil y sencilla de reequilibrarnos, ya  que comemos de  2 a 4 veces por día!! Y esos alimentos deben metabolizarse para ser utilizados. El proceso metabólico intracelular es el mayor productor de ácidos que deben ser neutralizados, para que se eliminen a través de los órganos desintoxicantes, que son cinco: hígado, intestino, riñón, pulmón y piel. El exceso en la cantidad de alimentos, que causa obesidad y aumento de la grasa del abdomen o grasa visceral, no sólo nos hace aumentar de peso y produce inflamación, sino que altera el equilibrio acidez-alcalinidad que tan importante es para nuestra salud… y la de nuestra familia.

Para recordar: 

Alimentos acidificantes:

  • Carnes rojas, contienen hierro y fósforo y los fiambres, que se tratan con fosfatos y nitratos. 
  • Lácteos y derivados; con exceso de caseína, proteína inflamatoria; urea, proteína que se elimina por riñón. 
  • Legumbres: soja!! 
  • Azúcar y harinas refinadas: sin minerales. 
  • AG Saturados y margarinas o grasas esterificadas, pero NO los aceites de origen vegetal.
  • Gaseosas! con ácido fosfórico y carbónico, azúcar, edulcorantes y  JMAF. 

Alimentos Alcalinizantes : 

  • Ácidos orgánicos de limón y manzana: mejoran la digestión.  
  • Papa cocida y hojas verdes, preferentemente crudas. 
  • Almendras; tienen calcio y magnesio. 
  • Cereales integrales y germinados.
  • Frutas frescas, como banana, melón, pera, durazno, ananás, si se comen a la mañana o antes del almuerzo también contribuyen a aumentar la alcalinidad.

Dra. Elba Albertinazzi 
Asoc. Arg. de Médicos Naturistas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here