Usos del aceite esencial de menta

55

Este aceite produce mejoría en los trastornos estomacales, hepáticos o intestinales. En cólicos, diarreas, indigestión, vómitos y dolores, la acción antiespasmódica del aceite de menta calma la musculatura lisa de estómago e intestinos.

Se aplica, diluyendo unas gotas en un aceite vehicular, que puede ser de almendras, jojoba o germen de trigo, en forma de masajes en la zona del abdomen, en el sentido de las agujas del reloj.

Luego puede beberse una infusión de menta, para contribuir a los efectos del masaje. Asimismo el aceite esencial de menta puro, es carminativo (previene formación de gases o los expulsa) y antiespasmódico, estimulante del sistema nervioso y emenagogo (favorece el flujo menstrual), vermífugo (expulsa parásitos), antiemético (para náuseas) y antiséptico.

Ha sido indicado con éxito en migrañas en forma de fricciones, y aplicado directamente sobre dientes doloridos.

En enfermedades de la piel se mezcla con aceite de almendras y se aplica en forma de tópico.

Unas gotas de aceite esencial de menta puro al agua del baño, vigoriza y refresca.

También se usa en inhalaciones, por su efecto antiséptico sobre el aparato respiratorio. Por eso mismo resulta útil en resfríos y gripes.

Cuando hay acné, ayuda hacerse inhalaciones a las que se agregó unas gotas de aceite esencial puro de menta.

No debe administrarse el aceite de menta a niños menores de 2 años, ni durante el embarazo o lactancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here