Todo lo que hay que saber sobre la celulitis

19

La celulitis se puede definir como una hipertrofia de las células adiposas. Los líquidos intersticiales presentes entre las células, las grasas y las sustancias de desecho que no han sido eliminadas correctamente, se depositan en las células grasas (adipocitos), provocando que estos se hinchen y aumenten de tamaño. Como resultado de la hinchazón, estas células comprimen todo lo que tienen a su alrededor, dificultando la circulación sanguínea y linfática y, por tanto, la eliminación de residuos y toxinas.

Los responsables de que se produzca y mantenga este trastorno son las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona), las cuales intervienen en la madurez sexual de la mujer y están presentes en los procesos biológicos que afectan al desarrollo del tejido adiposo.

Si este trastorno no se trata a tiempo, las células adiposas siguen engordando y el tejido conjuntivo, al no ser abastecido adecuadamente, se debilita y pierde firmeza volviéndose más flácido. El resultado es la denominada “piel de naranja”, una piel llena de bultos que se perciben a simple vista o al pellizcar la zona levemente.

Según investigaciones la celulitis de atribuye a factores genéticos, hormonales y bioquímicos de cada persona, no obstante cumple un papel primordial el tipo de alimentación y la actividad física que desarrolle. Estos últimos aspectos condicionarán a que el proceso de eliminación de grasas y toxinas funcione correctamente o bien sufra alguna alteración ocasionando la patología.

Si bien el tejido celular subcutáneo está por debajo de toda la extensión de la piel, la celulitis sólo es frecuente en algunas zonas: cintura, caderas, nalgas, muslos, rodillas, pantorrillas, tobillos, abdomen, nuca y brazos.

Según el tipo de celulitis, el grado que haya alcanzado, dónde esté ubicada y las características de la persona como la edad, la ocupación, la predisposición genética y el estado general de su salud, podremos tener en consideración una amplia variedad de tratamientos.

QUE PUEDE HACERSE

NUTRICIONALMENTE

La dieta debe ser equilibrada, tanto para cubrir todas las necesidades de nuestro organismo como para evitar que sea superior a las calorías que necesitamos y en consecuencia subir de peso. Una buena alimentación indudablemente mejorará el problema de la celulitis, pero debemos saber que  incluir y que evitar en nuestra dieta o disminuir considerablemente.

Alimentos Prohibidos:

Las grasas saturadas: Manteca, snacks, carnes rojas (grasas), embutidos, productos de pastelería.

• Azúcares simples: Son aquellos que tienen una absorción rápida como los contenidos en el chocolate, miel, dulces.

• Sal: Se debe evitar o reducir al máximo la ingestión de sal, pues esta produce retención de líquido en el organismo favoreciendo la proliferación de edemas.

• Leche: Se puede consumir pero no en exceso, se puede beber la desnatada o reducida en grasa, o puede reemplazarse por leche de soja.

Alimentos Permitidos:

• Ricos en Hierro: Se deben incorporar a la dieta todos aquellos alimentos que son ricos en este mineral como hortalizas y legumbres, ya que favorecen la eliminación de la celulitis.

• Fuente de Potasio: Estimulan el drenaje linfático. Los encontramos en frutos secos, banana, kiwi, levadura de cerveza, zanahoria, berenjenas, endivias. También es un gran aliado tomar alimentos que nos ayuden a eliminar líquidos como por ejemplo el té verde o la salvia y el té de hinojo que además de ser diurético equilibra los niveles hormonales.

• Productos Integrales: Se deben consumir alimentos que absorben y eliminan toxinas evitando así el estreñimiento, como por ej.: arroz, pastas, cereales. El beneficio de éstos, es que al poseer una cantidad considerable de fibra producen una mayor sensación de saciedad que otros alimentos.

• Frutas: Algunas como la frutilla ayuda a combatir el estreñimiento; el ananá me-diante sus enzimas favorece la digestión de las proteínas, eliminar toxinas y es antiinflamatorio; el pomelo consumido en ayunas funciona como purificador eliminando toxinas del organismo; y el kiwi que tiene propiedades ligeramente laxantes.

Existen algunos principios que deben tenerse en cuenta como: no realizar dietas demasiado estrictas o cetogénicas, ya que esto produce pérdida de masa muscular y de tejido graso, siempre es mejor reducir la cantidad de grasa en la dieta controlando la ingesta de calorías. Es aconsejado la reducción de peso de entre 400 a 800 grs semanales. Realizar ejercicios aeróbicos es esencial, por ejemplo caminata, bicicleta, patinaje, etc.

TIPS PARA COMENZAR A TRABAJAR SOBRE LA CELULITIS

A continuación presentamos algunos tips que pueden ayudar considerablemente a combatir la celulitis:

1.- ALIMENTACION SALUDABLE: Evita las comidas preparadas y aquellas con exceso de grasas y carbohidratos. Lo ideal es alimentarse con productos frescos de temporada, principalmente verduras, legumbres, frutas y cereales. Disminuir el consumo de sal, ya que produce retención de líquido en el organismo, o suplementarlas por sales bajas en sodio o condimentos.

2.-HIDRATACION: Cumplir con el aporte de líquidos necesario, 2 litros de agua al día, los cuales permiten eliminar las toxinas generadas por el cuerpo.

3.-EVADIR LA CAFEINA: El café, el té y las bebidas de cola pueden provocar un efecto diurético excesivo que fomente la deshidratación del organismo. Puedes reemplazarlos por tés sin teína o de hierbas varias, sustitutos naturales del café, malta, higo, y jugos de frutas naturales.

4.- REDUCIR EL CONSUMO DE ALCOHOL: El hígado es el gran responsable de procesar la mayoría de las toxinas y los elementos grasos que ingerimos. Cuando el hígado detecta la presencia de alcohol en el cuerpo se lanza a por él dejando de lado sus otras funciones vitales, de manera que las sustancias de desecho no son eliminadas correctamente.

5.- ACTIVIDAD FISICA: Al poner el cuerpo en marcha se activa la circulación y se acelera el metabolismo, arrastrando grasas y toxinas. Recomendamos una combinación de ejercicios como correr o ir en bicicleta, con algunos aeróbicos y algo de yoga dinámico. Mínimo 3 días a la semana. También evitar aeróbic intenso, step y otros ejercicios que implican un continuo rebote con el suelo, ya que provocan la congestión de la circulación en aquellas zonas más delicadas (rodillas, tobillos, caderas, espalda) y esta repercute en la correcta circulación linfática de todo el organismo.

6.- EVITAR EL CIGARRILLO: La nicotina reduce el aporte de oxígeno a las células. Su consumo trae aparejado una auténtica descarga de sustancias químicas tóxicas que entorpecen el funcionamiento del sistema linfático y la eliminación de toxinas.

7.- VESTIMENTA APROPIADA: La ropa ajustada dificulta la circulación de la sangre (sobre todo en extremidades inferiores) y de la linfa, por ende se debe utilizar indumentaria más holgada.

La celulitis puede reducirse considerablemente con ejercicios regulares (dejando de lado el sedentarismo), una dieta equilibrada y un correcto cuidado de la piel. Es un proceso que requiere constancia y realización de cambios en nuestra vida, pero que sin duda dará resultados a medio y largo plazo.

LAS CUATRO ETAPAS

DE LA CELULITIS

Según su progreso pueden diferenciarse cuatro etapas durante el padecimiento de celulitis:

FASE INICIAL: Por diversas razones, el sistema de eliminación de desechos puede verse entorpecido, provocando un aumento de la cantidad de líquido intersticial en el tejido celular subcutáneo y favoreciendo la formación de pequeños edemas que pueden producir sensación de cansancio o pesadez.

FASE EXUDATIVA: Si dicho entorpecimiento no es controlado a tiempo, la congestión originada comprime los capilares y dificulta la circulación. Para compensar dicho efecto, las paredes de las venas se vuelven más porosas y “exudan”, es decir, dejan escapar parte de su contenido de suero y elementos de desecho. Es aquí cuando el tejido empieza a “intoxicarse” y se inicia un círculo vicioso: “mayor compresión-mayor dilatación venosa-mayor permeabilización-mayor pérdida de elementos sanguíneos-mayor acumulación de líquidos-mayor compresión “.

FASE DE INTOXICACION: Al entorpecerse el mecanismo purificador del sistema venoso y linfático, los residuos se convierten en cuerpos extraños provocando reacciones químicas sobre tejido celular subcutáneo y éste adopta una consistencia viscosa cada vez más espesa que acaba por irritar las fibras elásticas y las obliga a contraerse. (Celulitis blanda)

La modificación de las fibras, la acumulación de líquidos y el aspecto gelatinoso del tejido celular subcutáneo explican el origen de la celulitis.

FASE DE DEGRADACION: Los vasos sanguíneos se empiezan a doblar y la circulación se obstaculiza más todavía, provocando la formación de tabiques que aprisionan sustancias nutritivas, desechos, grasas y agua en una especie de “celdillas”. (Celulitis compacta).

Tec. REBECA BURGOS

Técnica en Nutrición

Esp. en Nutricion complementaria

Departamento científico

HG Laboratorios

científica@hglab.com.ar

www.hglaboratorios.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here