¿Son seguras las ensaladas?

27
Man Rinsing Carrots

Todos sabemos que los productos que vienen del campo son muy buenos para la salud, los vegetales nos aportan una parte esencial a nuestras necesidades nutricionales y por eso se recomienda una dieta abundante en frutas y verduras.

Ahora bien, también sabemos que desde que se cultiva un vegetal hasta que llega a nuestra mesa tiene que atravesar una cantidad de operaciones como la producción en sí misma, transporte a los centros de acopio, almacenamiento, distribución a los lugares de venta, almacenamiento en el hogar, etc. donde puede sufrir contaminaciones que pueden provocar graves inconvenientes.

Según una estimación del Centro para el Control de las Enfermedades (CDC), de 2015, casi la mitad de todas las enfermedades que parten de los alimentos salen de los productos frescos, los más sanos, no de los elaborados.

En particular, la cuarta parte de las intoxicaciones por alimentos se debe a los vegetales de hoja, que se han popularizado mucho por la tendencia a cuidar la salud como por la conveniencia de comprar ensaladas envasadas, que son una de las fuentes de intoxicación alimentaria más común.

Hay 2 factores que influyen en el tema:

Por un lado, los cambios de hábitos hacen que la gente consuma muchos más productos frescos que hace unos años, o sea que está mucho más expuesta a los patógenos de frutas y vegetales.

En segundo lugar, el proceso de producción no es perfecto: las bacterias se transmiten mediante excrementos de animales que han contaminado el agua, por ejemplo, o que marcharon por el campo de cultivo, y así zonas a las que normalmente no llega el agua, como el corazón de la lechuga, pueden mantenerse peligrosas.

También la comodidad del consumidor aumenta el riesgo, en lugar de recibir una planta de lechuga entera, que debe separar en hojas y limpiar, o zanahorias que debe lavar, pelar y cortar, la gente compra todo mezclado en una bolsa, en esa mezcla es difícil identificar si la lechuga contaminada —o la espinaca, o la zanahoria, o la col, etcétera— vino de un campo o de otro.

Por lo tanto es fundamental hacer un buen lavado en el hogar de frutas y verduras, primero con agua potable y luego con un producto que elimine la contaminación biológica que traen del campo, también de aquellas que se producen en forma orgánica<

Lic. Daniel Stella
Lic en Tecnología de Alimentos
www.natwash.com.ar
daniels@natwash.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here