¿Qué lugar le damos a la conservación de nuestro planeta?

4

Hace unos pocos días, hablaba con mi familia sobre el me- dio ambiente y cómo cuidarlo. Qué sucede en nuestro día a día que olvidamos la preservación de este lugar que nos protege, cobija y alimenta? Sí, me refiero al imponente y tan exquisito Planeta Tierra. Quizá el sistema de consumo que es cada vez más grande y avasallante sea uno de los principales monstruos que atentan contra el equilibrio natural. Ahora mismo que empiezo a escribir estas líneas, se me ocurren muchos factores y distintas líneas en las que poder interiorizar para hablar de este tema. Pero hoy, me voy a centrar en aquel que tuvo lugar en la reunión familiar y del cual, luego, me puse a buscar información más profunda de aquella que ya tenía: el reciclado.
Hace tiempo, intento insertar en mi casa el modo más sencillo de reciclado: separar papeles, cartones, latas, botellas; todo limpio y seco. Quizá empezó la pequeña obsesión cuando trabajé hace un tiempo en la Reserva Ecológica que está en Costanera Sur (lugar, que vale aclarar, mucha gente habitante de la ciudad no conoce, lo cual a mi entender, es una gran lástima). Cuando observé por primera vez un mapa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, prestando particular atención a los espacios verdes de cada barrio y de la ciudad en sí, hubo algo que se quebró dentro de mí. Un dolor agudo de miedo o una llama encendida para hacer algo con ello.
Ahora bien, ¿qué importancia tiene el reciclado? Este proceso tiene como objetivo convertir desechos en nuevos productos o en materias que luego se reutilizarán y de esta manera reducir el consumo de nuevas materias primas lo que se une a disminuir el uso de energía, la contaminación del aire y del agua y las emisiones de gases de efecto invernadero. Es importante aclarar, que todo lo que usamos (TODO) parte de la naturaleza; por eso, cuánto más reutilicemos, menos se sacará de la naturaleza y más se preservará.
Los materiales que pueden reciclarse son muchos y muy variados: papel, cartón, metales, plásticos, telas, maderas, elementos electrónicos. Y, para un reciclado profundo, cada uno de ellos debería estar en un lugar distinto y corresponderle un color. Sin embargo, en nuestra ciudad solamente hay campanas verdes que son las encargadas de recolectar todo el material reciclable que separamos en nuestras casas. Uno de los puntos fuertes que se hablaron dentro de mi familia, era dónde dejar las cosas que separamos ya que en mi barrio, San Cristóbal, hay pocas campa- nas verdes. Entonces, conté sobre los Puntos Verdes, son espacios en distintas plazas y parques que se ocupan de recibir los materiales para reciclado de los habitantes de la Ciudad que nos acercamos a llevarlos.
Es cierto que llevar adelante todo el proceso de reciclado, desde la separación en casa hasta la preocupación de depositarlo donde es debido, es un gran trabajo que se suma a nuestros horarios diarios –muchas veces de nuestros ajetreados días –. Por mi parte, estoy segura que de a poco, si nos enseñamos unos a otros, y lo trasmitimos a los más y les mostramos a los más chicos, entre todos podemos trabajar por “un cuidado ambiental”.

Gisela Medrano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here