Ojos que no ven….

135
Beautiful Eyes

El milagro de la visión se puede mantener en buenas condiciones si los ojos están protegidos y los músculos que los comandan no pierdan entrenamiento.

Una encuesta realizada en Gallup demuestra que las personas le temen a la pérdida de la visión más que a cualquier otro trastorno físico. La preocupación es comprensible si se tiene en cuenta que las cuatro quintas partes de todo lo que se aprende “entra” por los ojos.

Lo que no todos saben es que el mismísimo uso de los lentes puede ser, a veces, responsable de algunos trastornos oculares, y que la visión puede mantenerse en buena forma – e incluso mejorarse- con la práctica de ejercicios para mejorar la circulación y relajar la musculatura de los ojos.

El uso de lentes reduce al ojo a un estado de cierta pasividad-afirma W.H. Bates, famoso oculista norteamericano-. Como los músculos del ojo regulan automáticamente el diámetro del globo ocular para enfocar las diferentes distancias de la visión, mantener en condiciones esa zona resulta indispensable para que la vista conserve un buen estado.

El estrés, las tensiones, los nervios, además de dificultar el trabajo propio del músculo, entorpecen la irrigación sanguínea. El Dr. Bates tuvo mucho éxito con tratamientos que buscan mejorar la musculatura ocular. De sus recomendaciones prácticas se extrajo esa serie de ejercicios indispensables para todo el que quiera cuidar su visión al máximo, pero son especialmente útiles para las personas que fuerzan mucho los ojos por su profesión, como los que trabajan con computadoras, los joyeros, los automovilistas, los intelectuales, las modistas.

Se pueden realizar una sola sesión o, sobre todo al principio,  poco a poco. Comenzar con la mitad, ya que no conviene cansarse, e ir aumentando la cantidad a medida que se progresa. La gimnasia ocular se debe efectuar sin lentes ni lentes de contacto, preferentemente por la noche, todos los días.

Relajación: El primer ejercicio consiste en relajar todas las extremidades, luego el tronco y, finalmente, la cabeza, hasta llegar a los ojos. Debe conseguirse en unos cinco minutos, sentado, con la respiración profunda y lenta. La relajación finaliza colocando las palmas de las manos sobre los ojos durante un minuto por lo menos.

Mover la Cabeza: La zona cervical tiene mucha relación con la cabeza y los ojos. Hay que realizar movimientos de cabeza hacia adelante y atrás lentamente, hasta lograr la máxima inclinación sin brusquedades. Hacer cinco inclinaciones. Luego, efectuar el mismo movimiento, pero lentamente (otras 5 veces). El tercer movimiento es el giro. Hay que tratar de mirar hacia atrás sin mover los hombros. También se repite cinco veces.

Finalmente, hacer cinco rotaciones totales, hacia la derecha, primero, y luego hacia la izquierda, con los ojos cerrados. Para hacer las rotaciones hay que dejar caer la cabeza hacia adelante e ir inclinándola hacia un lado y luego hacia atrás. El giro continua hasta la posición de máxima inclinación lateral y luego hacia adelante.

Parpadeos: Efectuar 20 parpadeos rápidos. Descansar durante algunos segundos y realizar dos nuevas series de 20 parpadeos. Alternativamente, se efectúa una contracción muy fuerte de los párpados con una descontracción, abriendo los ojos al máximo. Repetir cinco veces.

Gimnasia Ocular: Mirar hacia la derecha, el máximo posible, y luego hacia la  izquierda, de manera lenta y acompasada. Repetir cinco veces. Trazar un círculo con la mirada, cinco veces hacia la derecha y otros cinco hacia la izquierda, lentamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here