Nuevos competidores

37

Ya no éramos pocos…
Vayamos al Barrio de Belgrano, Buenos Aires.
Tomemos, como referencia, la calle Juramento y anclemos en la cuadra entre las calles Amenabar y Moldes.
Allí, en una sola cuadra, están instaladas cuatro dietéticas. Sí, Usted leyó bien: cuatro.
Ahora caminemos por la misma calle Juramento, hacia Av. Cabildo (una cuadra más) y están tres dietéticas más.
Entonces, podemos comenzar considerando que hoy, con la saturación de negocios similares, la competencia inmediata la tenemos adentro. Los nuevos competidores están casi puerta con puerta.
En el Barrio de Villa Urquiza, existían tres dietéticas (durante años). Hace unos días, yo, caminando, pude hacer un relevamiento: encontré doce dietéticas. Es mucho.

Viejos canales, ahora renovados
La tradicional verdulería, dejó de limitarse a verduras y frutas. Actualmente, la verdulería incorporó frutos secos, jugos de frutas, aceite de oliva, condimentos.
Las pollerías y carnicerías expenden milanesas de soja y otros productos. Incluso, he visto cereales. Vale todo en el reino natural.
Ponderemos que existe libertad de comercio, por lo tanto, son negocios dentro del marco de la legalidad. Me refiero a los rubros.

Se reactiva un canal milenario
Me refiero a la feria. Y digo milenario, porque la feria fue el canal (casi exclusivo) durante la antigüedad y toda la edad media. Griegos, romanos, árabes, eslavos. Básicamente, la distribución de bienes se hacía en las ferias. Para dar una idea, durante la edificación de la Catedral de Chastres, el obispo Fulberto autorizó la instalación de grandes ferias alrededor de patio de construcción. Podríamos imaginar que, en la construcción de las Pirámides, había ferias alrededor.
Durante la edad media, la feria fue mucho más que un canal de venta. La feria fue, esto sí, un fenómeno cultural, era el punto de encuentro de la sociedad. (Hasta para conseguir novio y novia). Había productores campesinos y también artesanos, músicos, malabaristas, escritores, poetas, pintores. Llegaban los expositores (los puesteros), la mayoría con caballos (camellos en Arabia, elefantes en la India).
Digamos entonces que la feria no es nada nuevo, está en nuestro inconsciente colectivo, está en lo imaginario de la gente. Allí esperamos encontrarnos con el productor.
Además, la feria encaja perfectamente en los cambios de hábitos de la sociedad: aire libre, sentarse en la plaza, disfrutar del sol, escuchar música, probar la variedad, sacar selfies, compartir en las redes sociales. Porque feria es mucho de mucho, frente a frente con el productor.
Usted me dirá que no siempre el puestero es productor. Pero así piensa la gente, está en el imaginario.
Un detalle (que no es menor), la feria (generalmente) trabaja durante los fines de semana, está en el lugar de esparcimiento, de paseo….
Otro dato nuevo es que ahora, como señal de las tendencias, la feria incorpora productos naturales, agroecológicos, orgánicos, comidas preparadas en el momento, frente al consumidor. También productos libres de gluten, suplementos dietários, productos andinos, frutos secos, plantines, flores.

¿Qué hacer frente a la feria?
No enfrentarla. Unirse a ella.
La feria está vigente, con todo el vigor de su tradición milenaria.
La feria no volvió, porque la feria nunca se fue. Querer perfilarse para competir con la feria, es improductivo. El camino más corto es aquél que transitamos con pasos firmes y cabeza fría. Pienso, lo mejor es unirse a las ferias, participar, sacar provecho, no tener prejuicios.
La feria tiene mucha vitalidad y mucho arraigo en todas las clases sociales.
Un factor más a considerar (factor peso pesado) es que, las ferias, cuentan con apoyo institucional, incluso de organismos públicos. En toda ciudad del interior, el propio municipio instala y auspicia ferias. También el INTA organiza ferias, las provincias, el Ministerio de Desarrollo Social, el Ministerio de Agroindustria. Y como si esto fuera poco, existen ferias que pertenecen a privados, como asociaciones civiles de puesteros. Algo así como “puesteros unidos”.
Y ahora se agregan las ferias temáticas, en lugares emblemáticos, como por ejemplo: Maschwitz, San Telmo, Plaza Perú, San Fernando, Pilar, Canning y muchos otros lugares.
Hace unos años, yo llegué a proponer que las dietéticas se junten y organicen una feria. Sería más o menos así: durante un fin de semana, todas las dietéticas de un barrio, instalan una feria en el propio barrio. ¿Cuántos adhirieron a la idea? Insisto que sería un hecho superador. Por un lado, funcionaría como catalizador, uniendo a las dietéticas. Por otro lado, eso generaría fuerte impacto promocional. Sin embargo, ya que la montaña no viene al Profeta, también sugiero que Usted, dueño de una dietética, haga la prueba, trabaje los fines de semana con un puesto en alguna feria. Por lo menos, le va a cambiar la mirada. Una vez más, dejo la pelota picando.

La decadencia de la tienda
Más que una era de cambios, estamos viviendo un cambio de era.
Esta frase no es un juego de palabras, pese a que parecería ser.
Entonces, viene al caso, una conclusión en português: “a maré não está para peixe” (la marea no está para peces).

¿De qué estamos hablando?
La tienda, ese negocio que abrimos todas las mañanas y que cerramos después de las 20 horas. A eso me refiero. La tienda, ese fenómeno del comercio, está en crisis, tiene fuertes amenazas y algunos pronostican que puede hasta desaparecer. Preguntará Usted: ¿Dónde? Respuesta: en el mundo, comenzando por Estados Unidos, epicentro del comercio mundial.
Tomando como fuente, un estudio publicado en la revista TIME, última edición, transcribo ipsis litteris:
“En lo que va del año (2017), cerraron 5.300 locales en shoppings de los Estados Unidos. Se espera que para fin de 2017 serán 8.600 los locales cerrados”.
Los especialistas coinciden que, en los próximos cinco años, cerrarán el 25% de los shoppings que aún resisten en USA. La misma tendencia se reflejará en el mundo. Muchos edificios (antes shoppings) se convirtieron en Centros de Salud, Polideportivos, Templos.
La explicación es de causa y efecto: menos gente concurre a tiendas comerciales. Entre 2010 y 2013, se registró una caída del 50% de las visitas durante la temporada navideña, que era el tradicional punto fuerte.
Voy cortando por aquí, para no llenar esta nota de cifras. Solamente usé los números necesarios para fundamentar el concepto.
Muchos lectores podrán argumentar que, en Argentina, los shoppings singuen marcando la cancha. Pero, no es tan así. Constatamos que se estancó la construcción de nuevos shoppings. Se acordarán, una época (y no hace tanto), en dos años se inauguraron 16 shoppings en el país. ¿Ahora?

Caso quiera Usted leer más sobre el tema:

http://www.infobae.com/america/eeuu/2017/07/30/fin-de-una-era-la-lenta-agonia-de-un-icono-emblematico-del-consumo-de-masas/

¿Causas?
La agonía del shopping obedece a varias causas, por ejemplo:
– Los cambios de hábitos
– La explosión de las compras en la web.
Frases cortas y otra vez dejo la pelota picando.

Cambios de hábitos
Actualmente, vivimos la posmodernidad. La interacción social pasa por cambios visibles. Las nuevas generaciones prefieren comprar desde casa y disfrutar de actividades al aire libre. Los jóvenes ven a los centros comerciales como cosa de sus padres (no es para ellos). Entre las actividades al aire libre, por ejemplo, están las ferias, los picnics, las plazas, running.

Cae, en la tierra, nuevo asteroide
Ya está entre nosotros. ¿Usted, escuchó el estruendo?
Hace unos años, Matshushita, de Panasonic, en una conferencia, habló del asteroide que impactó en la tierra y provocó la destrucción de los dinosaurios.
Advirtió que ahora, el nuevo asteroide es Internet. Dijo: “el cambio que producirá la Web tiene el alcance de nuevo asteroide”.
Aquí está, realmente, el nuevo y gran competidor de la dietética y de todos los locales: Internet.
Hagamos doble clic y nos encontraremos en el stand de Convivir, en Expo Dietéticactiva. En Costa Salguero, ahora, 23 y 24 de Septiembre. No se la pierda.

Helio Perotto es brasileño, psicólogo, educador,
con posgrado en comunicación comercial y teleeducación.
Desde el año 2001 escribe regularmente y exclusivamente
para los lectores de CONVIVIR (Marketing para Dietéticas).
Es docente de Marketing y Comercialización por internet.
Es empresario PYME, titular de la marca Gurfi y
productor de cereales GLUTEN FREE.
/Cereales sin gluten /Cereales proteicos
/Marketing perotto
helioperotto@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here