Más bicicletas

En Ámsterdam el 27% de los traslados se hacen en bicicleta, mientras que en Bs.As. solo representan el 3.5%

20
cyclists on the street at summer

El tránsito en la Ciudad de Buenos Aires es uno de nuestros conflictos número UNO. ¿Por qué no usar más bicicletas?

En la Ciudad de Buenos Aires alrededor de un 3.5% de los viajes son realizados en bicicleta, en Ámsterdam representan el 27%. En CABA hay unos 1.519.960 autos, de los cuales circulan 900.000 y se le suman 700.000 que entran de provincia todos los días, y esto no considera los 37.000 taxis. O sea que hay 1.637.000 vehículos circulando en CABA todos los días, generando polución, embotellamientos, ruido que -somos la cuarta cuidad más ruidosa del mundo- supera lo saludable.

Pensar en una ciudad dónde en la hora pico las bicicletas superen a los autos nos parecer imposible pero es algo a lo que aspirar.

Beneficios para la salud: Hacer 30 minutos diarios de bicicleta permite cumplir con la cantidad de actividad física recomendada por la OMS, y es un ejercicio de bajo impacto apto para todas las edades. El uso de la bicicleta prolonga la vida entre 3 y 14 meses, reduce el riesgo de enfermedades y depresión: es 40% menos probable tener cáncer, 52% menos probable padecer cardiopatías y 40% menos probable tener una muerte temprana.

Beneficios económicos: En términos de costos de infraestructura, por el menor deterioro y menor espacio ocupado, para el Estado Holandés un kilómetro recorrido por una bicicleta le genera un ingreso de 68 centavos de Euro, mientras que un kilómetro recorrido por un auto representa un gasto de 27 centavos de Euro.

Pero no es simplemente al Estado a quién le cuesta mucho menos una bicicleta, para un ciudadano normal los gastos anuales de combustible, patente, estacionamiento, reparaciones y seguro de un auto representan una carga monetaria claramente mucho mayor que en el caso de una bicicleta; no tengo los números de CABA pero en Holanda mantener una bicicleta cuesta 300 Euros por año y mantener un auto 8500 Euros.

Ecología y espacios públicos: Andar en auto representa 132 mega watts por hora, 41 toneladas de CO2 y más de un millón de litros de litros de agua. Mientras que una bicicleta requiere 2,5 mega watts de energía, emite 0,75 toneladas de dióxido de carbono y requiere 20 mil litros de agua.

Las bicicletas no consumen combustibles fósiles, estos, convertidos en gases en la atmósfera se precipitan junto con las lluvias e ingresan así al ciclo del agua, contaminando no solo el aire sino las fuentes de agua potable.

La mayor parte de los viajes en auto son de alrededor de 5 kilómetros (25 cuadras), estos son distancias realizables en bicicleta perfectamente (se calcula que los viajes que cualquier persona puede realizar en una bicicleta son de hasta 7,5 km).  Los viajes cortos en los autos son los más contaminantes ya que el motor “en frío” utiliza más combustible, esto es más costoso y aumenta las emisiones de sustancias dañinas.

Por supuesto que la situación para el ciclismo en Buenos Aires podría mejorar y mucho, hay ciclo vías sólo en algunas zonas de la capital porteña y son poco respetadas por lo automotores que frenan o estacionan en ellas, mismo por el Gobierno de la Ciudad que ubica los contenedores de basura ocupando más de un carril de los dos que tienen. Muchas de las ciclo vías son de un solo carril y no tienen separación de los autos más que una raya pintada en el piso lo que hace que los vehículos no las respeten. Circular en bicicleta por Capital te gana bocinazos, gritos y sustos por parte de automotores, también hay ciclistas que no respetan para nada los semáforos ni las reglas de tránsito. Todo esto necesita ser enfrentado con regulaciones y educación para que circular en bicicleta sea más seguro. Pero hoy contamos con un poco más de 200 km de ciclo vías y varias estaciones de bicicletas para uso gratuito en algunas zonas de la capital. Por supuesto que entre aproximadamente 200 km de ciclo vías en Buenos Aires y 500km en Ámsterdam – que promueve el ciclismo desde los 80 para disminuir las víctimas tránsito- hay una distancia, pero creo que con el crecimiento de ciclistas en las calles las medidas para mejorar las condiciones de circulación y convivencia de autos y bicicletas pueden mejorar y mucho.

Una ciudad con más bicicletas que autos es una ciudad más disfrutable, con el aire más puro, más silenciosa y en la que podemos llegar de “A” a “B” mucho más ágilmente. Además andar en bicicleta es divertido.

Catalina Llarín
CONVIVIR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here