Luna llena de Capricornio

39

Difícilmente se adapta a la rutina, prefiere las experiencias -aún con riesgo- que lo lleven a encontrar espacios abiertos. Quiere ser él mismo. Siente que quiere superar las dificultades y pone a prueba su propia fuerza. Las cualidades de Capricornio pueden llevarlo a grandes alturas, siempre con su propio esfuerzo, buscando el más profundo conocimiento del mundo. Se trata del camino que debe ser recorrido en soledad.

El anhelo de Capricornio es llegar a la esencia del Todo. Es una búsqueda netamente espiritual.

Capricornio permite inspirar a una sociedad valores permanentes y seguros. Dirigentes religiosos o políticos que permitan sostener una Tradición que, en lo colectivo, es la suma del conocimiento adquirido a lo largo del tiempo como sociedad.

Esta época del año nos conecta con la idea de que las cosas deben madurar de a poco, debemos tener disciplina y responsabilidad para alcanzar metas, tanto en el ámbito de nuestros deseos mundanos, como en los anhelos espirituales.

Durante la época de Capricornio tratamos de que nada se nos escape de las manos, consideramos todo con mucha antelación. También nos acecha una nube de tristeza y estrés porque nos tomamos los acontecimientos con mucha seriedad.

El verdadero trabajo de este tiempo del año es un nacimiento sagrado en nuestro interior, y para ello debemos darnos y vaciarnos para ser llenados por lo divino.

Como en todas las lunas llenas el Sol se opone a la Luna, en este caso, Sol en Capricornio, metódico y organizado se opone a la Luna en Cáncer, muy familiera y con excesiva tolerancia a las situaciones emocionales. Así se juegan temas como: qué quiero hacer yo, y cuál es la costumbre en las celebraciones de la Fiestas de Fin de Año.

El 22 de diciembre 14.48 se hizo la luna llena, calculada para Buenos Aires, con ascendente en Aries, 24 grados. Nos implica que tendremos cada cual con su vida y su carta, iniciativas diferentes, cambios conscientes y expectativas de inicio de viajes y/o estudios.

El 5 de enero 2019 10.28 am, en Buenos Aires, con ascendente en Leo, nos conecta con el inicio de algo nuevo, que represente alguna autoexpresión personal y gratificante.

Deseo a todos que sean felices y puedan ser conscientes de ello.

Silvia Vilela
Astrologa

Compartir
Artículo anteriorLa mente te usa a ti
Artículo siguienteEl coco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here