Las 4 leyes de la alimentación

18

Comer sanamente es un estilo de vida que se adapta a cada individuo en particular. Pero en reglas generales, consta en consumir  alimentos que nos aporten los nutrientes necesarios para mantener constante la composición de los tejidos, permitir el funcionamiento de sistemas, asegurar la reproducción, mantener el embarazo y crecimiento, favorecer la lactancia, generar un bienestar que impulse la actividad tanto física como intelectual, y por supuesto, prevenir y/o tratar determinadas enfermedades.

Para lograrlo, nuestra alimentación diaria debe ser: suficiente, completa, armónica  y adecuada, basándose en las 4 leyes fundamentales de la alimentación:

1)- Ley de la Cantidad:

Consumir alimentos en cantidad suficiente para cubrir los requerimientos calóricos del organismo, manteniendo un equilibrio.

Por ejemplo, realizando 4 comidas principales y hasta dos colaciones por día, acompañando el almuerzo y la cena de una porción abúndate de vegetales,  comiendo entre 3 y 4 frutas al día, bebiendo 2 litros de agua al día, entre otros.

2)- Ley de la Calidad:

Las comidas deben ser completas en su composición.

Ya sea ingiriendo vegetales de todo tipo y color, tanto crudos como cocidos, incorporando cereales integrales, semillas, frutos secos, carnes magras, lácteos y legumbres, a los platos principales,  reemplazando la sal por condimentos como perejil, tomillo, albahaca, romero, orégano, ajo, etcétera.

3)- Ley de la Armonía:

Las cantidades de los nutrientes deben ser proporcionales entre sí.

Cómo es el caso de los macronutrientes. En pautas generales, del aporte calórico diario: los hidratos de carbono deben cubrir entre un 50-60%, las proteínas entre 10-35% y las grasas entre 20-35%.

4)- Ley de la Adecuación:

Hace referencia a la adaptación de la alimentación a cada individuo, según su estado de salud, edad, gustos, hábitos y situación socio-económica.         

El  incumplimiento de una de las leyes, conlleva forzosamente al de las otras.

Es decir, que comer sano proporciona un óptimo funcionamiento a nuestro organismo, conserva y recupera la salud, y reduce el riesgo de padecer enfermedades.  Por lo tanto, debemos ingerir los nutrientes necesarios a partir de alimentos saludables y en cantidades suficientes, para mantenernos fuertes y llenos de energía.

Analía Pellegrini
Nutricionista
Lic. en Nutrición (M.N. 8770)
info@lecco.com.ar
ww.lecco.com.ar

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here