La vianda solidaria

13

Fátima Villarreal vive en Córdoba Capital, es Chef Naturista de profesión “y de ocupación me dedico a la alimentación consciente”– nos cuenta con su voz cálida.  “Soy vegetariana hace 18 años e incursiono en lo que es esta filosofía de vida y en el higienismo como forma de preservación de la salud”.

La entrevista comienza, Fátima tiene mucho para contar:

-¿Cómo comenzó tu actividad solidaria?

-Creo que esto es como un llamado interno que uno recibe en algún momento de la vida. Ya desde chica tuve esta inclinación, primero por la cocina y segundo el compartir con la gente. Más tarde a raíz de una crisis personal muy grande empecé a hacer esta actividad solidaria. Darle de comer a la gente que vive en situación de calle me salvó a mí misma en realidad. Cuando uno da a otro, se está dando a sí mismo.

-¿Qué es La Vianda Solidaria?

-Somos un grupo, ya consolidado, llevamos 5 años aproximadamente desarrollando este tipo de actividades. Los miembros de “La Vianda Solidaria” somos todos voluntarios. Yo estoy un poco en lo que es la organización y manejo de donaciones y a dónde se llevan. Vamos diferentes lugares; una vez al mes cocinamos para 300 personas en situación de calle, somos padrinos de un hogar de discapacitados (Hogar Solidar). También estamos desarrollando el primer merendero saludable de Córdoba Capital en Villa Parque República, que es una villa de Córdoba, vamos a diferentes asentamientos donde es bastante crítico el tema.

El concepto de La Vianda Solidaria es más que llevar un alimento, es como si fuera una excusa, llevamos un alimento físico pero también brindamos muchos alimentos emocionales, nos juntamos con la gente y nos relacionamos con el corazón, tratamos de dar lo que tenemos en nuestro interior a la vez que llevamos el alimento físico.  Yo tengo esta prédica de la “alimentación consciente”, llevo lo que es la alimentación saludable a estos lugares. Saludable desde lo físico, lo mental y lo emocional es un concepto nuevo cuando uno lo lleva a villas o a lugares donde socialmente o culturalmente están acostumbrados a comer “diferente”. Tenemos los dos polos: los que nos aceptan con los brazos abiertos, los chicos sobre todo, que comen con harina integral, con azúcar mascabo que les encanta y los más grandes que nos dicen “y esto qué es”, es que toda la vida han comido mal y han comido de otra forma.

Nuestro concepto base es que la desnutrición o la mala nutrición que hay a nivel país o a nivel mundial no tiene que ver solo con una falta de recursos económicos. “Come mal o no come porque no tiene plata”, sino por una falta de capacitación o una falta de información. Por eso con mi grupo lo que hacemos es dar cursos; cursos de cocina saludable y económica en los barrios. En algunas actividades tenemos el apoyo y el aval de la Municipalidad de Córdoba, eso es importante ya que en el año 2016 recibí un beneplácito municipal por esta actividad altruista y ejemplar para toda la sociedad.

-¿Recibís algún tipo de apoyo?

– No, no tenemos ni apoyo económicos ni asistencia fija de nadie. Lo que nosotros hacemos generalmente es que publicamos en redes o nos movemos con un grupo de gente que nos donan cosas cuando tenemos que hacer alguna actividad ¿Qué es lo que nosotros recolectamos? Alimentos en general: arroz, lentejas, sal marina, verduras, yerba, avena, arroz yamaní, cacao, azúcar mascabo, galletas, lo más saludable posible. Generalmente siempre usamos una lista para cocinar para la gente de la calle, para preparar la cena y la merienda para este merendero saludable. Juntamos también ropa en buen estado para llevar a las diferentes villas. Juntamos calzado. En Córdoba está muy frío el clima, recolectamos colchas y todo este tipo de cosas de abrigo. Nosotros también reciclamos, nos donaron dos televisores y los llevamos al Hogar Solidar. En referencia a esto, cuando recibimos algo vemos a dónde lo llevamos y lo que hacemos generalmente es un procedimiento: sacar la foto a la persona que lo donó, lo llevamos al lugar, sacamos una foto en el lugar y se lo mandamos a esta persona. Entonces generamos un vínculo entre el donante y nosotros, y esto genera un lazo de confianza para que nos sigan aportando. Generalmente ponemos plata cada uno de nosotros cuando tenemos que hacer algo.

-¿Cómo contactarse con ustedes para ayudar?

-Nosotros hasta hace un tiempo teníamos una Fan page que se llamaba “La Vianda Solidaria”, debido a un hackeo perdimos todos los contactos y quedamos un poco incomunicados con toda esta gente. Lo que estamos haciendo es a través de la página Delicias del Santuario, que es mi negocio gastronómico de viandas naturistas, (que es a través de la cual se inició La Vianda Solidaria, porque fue a partir del equipo de Delicias que nosotros decidimos donar viandas a diferentes lugares). La gente puede a través de Facebook ingresar a Delicias del Santuario, ahí van a encontrar millones de fotos de las actividades solidarias que hacemos (hasta que se pueda resolver este problema administrativo de la fan page). También pueden buscarme como fatimavillarreal.ac en Instagram. El tel. de contacto es 0351 (15)229-7862.

Le cuento que todo suma, por ahí uno dice “Pero es solo un paquete de arroz Fátima…” y es un paquete de arroz!! Un paquete tuyo, un paquete de otro y un paquete de arroz de todos hacen un montón de arroz y le podemos dar de comer a muchísima gente.

Es un momento crítico a nivel social y creo que es importante dar el pequeño ejemplo de que las personas comunes – porque no soy una multimillonaria ni soy hija de nadie – podemos hacer cosas por otras personas comunes. Solo uniéndonos entre nosotros vamos a poder sobrellevar esta situación social tan complicada…

Gracias Fátima!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here