La manera de pensar de una persona se refleja en su carácter

14
Human Activities

Todos tenemos cierto tipo de pensamientos llamados “pensamientos dominantes”, que son aquellos en los que nos sumergimos durante la mayor cantidad de tiempo diario.

Estos son los que dan forma a nuestro carácter y crean las circunstancias que nos rodean.

Entonces podemos decir que pensamiento y carácter son uno solo, ya que el carácter es la sumatoria de nuestros pensamientos dominantes.

Por otra parte, las circunstancias, nuestra realidad son los medios, la manera mediante la cual recibimos aquello que merecemos o creemos merecer.

Podemos decir entonces, que nuestra realidad está en perfecta concordancia y armonía con nuestro estado interior.

Y es el exterior, la realidad que observamos lo que refleja y nos muestra nuestro estado interior.

Cada quien se encuentra dónde está por su propia decisión. Echarle la culpa al destino y a las circunstancias que uno transita, no es más que un intento de no asumir responsabilidad por lo que sucede.

Lo cierto es que cada quien elige su derrotero, aunque no siempre este totalmente consciente de hacia dónde está dirigiendo sus pasos.

Una persona orgullosa negativamente padecerá su orgullo pues el mismo la alejara de vivencias más amorosas.

Ese orgullo es su carácter y sus pensamientos dominantes reflejándose en sus circunstancias.

Por ese motivo, las mismas son su creación. Una persona no finaliza en la cárcel por culpa de las circunstancias sino como efecto de sus decisiones y por tomar el camino que eligió transitar.

De la misma manera que una persona cuyos pensamientos e intenciones son nobles y puros será improbable que de pronto caiga en el crimen o pueda dañar a otros.

Para la persona que en su interior albergaba pensamientos criminales secretamente en su corazón, la ocasión propicia sólo se encargó de revelarlos y mostrarlos a todos.

La realidad es un espejo de nuestra interioridad más íntima y secreta.

Las circunstancias no hacen a la persona, ellas simplemente las revelan a sí misma. Atraemos no sólo aquello que pensamos y deseamos sino aquello que somos.

Una persona pregunto cierta vez:

¿Por qué pareciera que la gente buena vive peor y/o muere antes que la mala?

Observamos qué le sucede a la persona, pero no vemos bajo su máscara ni conocemos su intimidad ni sus pensamientos ocultos.

Las personas buenas también pueden albergar íntimamente en su mente cantidad de pensamientos negativos.

Nada es producto del azar!

Lic. Laura Fichendler
laurafichendler14@gmail.com
Tel: 4771-6400

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here