La cara nos delata

17
One girl - many faces. Young beautiful girl with facial expressions

El determinar el buen o mal estado de salud de un individuo por el estu- dio de los rasgos de su rostro, pese a ser una ciencia milenaria, es prácticamente desconocido en la sociedad occidental. Sin embargo esta técnica, que era el único medio de diagnóstico en los albores de la humanidad, se siguió estudiando y perfeccionando en la medicina oriental, sobre todo en China, donde hoy se estudia como una asignatura más en las facultades de medicina.

La nariz, zona del corazón: Las zonas de la cara más importantes en reflexología son: los ojos, la nariz, la boca, las orejas y, en un sentido más general, el cabello. La parte de las aletas de la nariz indica el estado del pulmón, brazos y piernas. Resulta muy corriente, en las personas con problemas respiratorios cuyos pulmones reciben muy poco oxígeno, que se mar- que mucho el rasgo que baja de las aletas de la nariz a las comisuras de la boca. Si la arruga se marca desde las comisuras de la boca hacia abajo, acompañadas de pequeñas lesiones y deformidades en la piel, el individuo puede padecer mala circulación en las piernas y varices. Asimismo, las dolencias de los brazos se reflejan en las arrugas y coloraciones de las mejillas. En la punta de la nariz se ven los problemas cardíacos. Una mancha roja en esta zona indica, que bien por enfermedad o bien por estrés, el corazón está sufriendo. En el caso de que la produzca el estrés, simplemente si el individuo lograra relajarse, la mancha desaparecería. Y siguiendo con la nariz, se ha comprobado como el estado de la espalda repercute en el tabique nasal; si está muy torcido podría evidenciar una escoliosis o desviación de la columna vertebral.

La oreja, espejo de todo el organismo:
En la oreja se refleja la salud de la espaLda, pero, además posee otras muchas terminaciones nerviosas, que nos dan por sí mismas todo un diagnóstico. En el naturismo la forma de la oreja se analiza como si fuera la de un feto al revés y en él que sitúan todos los órganos del cuerpo. Se puede realizar un estudio de la oreja en forma ocular. Por ejemplo en el caso de la espalda, se encuentra situada en el borde de la oreja, desde el comienzo, debajo de las vértebras cervicales, hasta llegar al coxis. Cualquier coloración en esta zona, reflejará el estado de las vértebras correspondientes. Así mismo, en la oreja se practica la auriculomedicina, una de las técnicas de la acupuntura más utilizadas. Este método funciona mediante una tecnología avanzadísima: con un aparato especial, se van tocando los puntos de terminales nerviosas, de modo que si el órgano que corresponde a la zona está enfermo, suena una señal que delata el diagnóstico.

Dime como miras… y te diré como te encuentras.
A la hora de estudiar los ojos lo primero que se observa es su vivacidad. Si el iris presenta un aspecto brillante y limpio, nos indica que la sangre circula bien y hay un buen funcionamiento linfático. Si es pardo, indicará todo lo contrario. El estudio del iris constituye además, una especialidad dentro de la medicina natural: la iridología, técnica mediante la cual se puede obtener un diagnóstico completo, ya que en el iris se puede ver clara- mente el tipo de enfermedad que padece el sujeto. La coloración amarillenta debajo de los párpados y de la esclerótica reflejan el estado del hígado, mientras que las clásicas bolsas que se forman debajo de los ojos son síntomas de problemas en la glándula suprarrenal: el individuo está reteniendo líquidos, lo que, si no pone remedio, le conducirá a la celulitis. Asimismo, las pestañas fuertes son prueba de que el organismo tiene los minera- les suficientes, de que el sistema linfático está en buenas condiciones y de que, por lo tanto, funcionan bien las defensas. Las pestañas débiles señalan una disminución de las defensas orgánicas y suelen ir acompañadas por una palidez blanquecina del rostro.

El cabello mide la vitalidad:
Los cabellos reflejan el estado energético general del cuerpo, su vitalidad y si el individuo cuenta con los minerales esenciales. Una carencia de éstos conduce inevitablemente a la calvicie. También el estrés es causante de problemas en el cabello. La tensión diaria produce una mayor cantidad de seborrea y, como es sabido, la grasa quema la raíz del pelo. Además, las hormonas masculinas (andrógenos) y femeninas (estrógenos) marcan la canti- dad y el crecimiento del cabello. Cualquier desajuste en el equilibrio hormonal se traduce, entro otros trastornos, en una mayor producción de grasa.

Pómulos y frente:
No hace falta realizar un complicado test psicotécnico para extraer conclusiones fiables respecto a la psicología de las personas. Solo con mirar detenidamente un rostro podemos conocer su personalidad. Y es que, realmente se puede decir que la cara es el espejo del alma. La forma de cara triangular es propia del individuo muy cerebral, al que le interesan muy poco los placeres terrenales y busca, ante todo, cultivar su intelecto. Mientras que, por el contrario el rostro caracterizado por una mandíbula muy desarrollada señala al glotón, muy poco intelectual y propenso a desarrollar en el futuro la obesidad. Asimismo, si en la cara lo que más destaca son los pómulos, nos encontramos ante un apersona extraordinariamente emotiva. Una nariz pequeñita es signo de introversión, mientras que la nariz grande apunta al individuo que se caracteriza por poseer una personalidad extrovertida. En la frente se reflejan cerebro y cerebelo. Una frente vertical indica que la persona es tranquila, nada violenta, y que difícilmente tendrá problemas del tipo motriz. Al contrario, la frente huidiza apunta al individuo imaginativo, cambiante, muy andador y aficionado a practicar deportes, impulsivo, profundamente extrovertido. Efectivamente en nuestro cuerpo todo está relacionado y tiene una razón de ser: el pelo rubio o moreno, y nariz grande o pequeña, la barbilla o cualquier pequeño detalle. Sin embargo, muchas personas intentan cambiarse para ver en su rostro unos rasgos que consideran más hermosos. Inevitablemente, como está demostrado, no cambian solo su estética sino también su personalidad y la propia salud, porque un cambio en la superficie se reflejará siempre dentro del organismo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here