La alta competencia ¿es riesgosa para el corazón?

9

Cuando vemos a alguien corriendo una maratón, lo suponemos una persona que come bien, entrenada, saludable, todo un ejemplo. Cuando nos enteramos que un deportista se desplomó en medio de la maratón por un ataque cardíaco surgen muchas dudas relacionadas con la alta competencia o el ejercicio fuerte. Sin embargo, hay que considerar que el número de infartos fatales en maratones es bajo. Según un estudio realizado en 10,9 millones de corredores entre 2000 y 2010 en Estados Unidos, se da un paro cardíaco por cada 184.000 participantes y un deceso por cada 259.000 participantes. Ahora, ¿qué es lo que sucede? Las muertes súbitas se dan en casos de gente que tiene cardiopatías previas y es naturalmente más proclive a sufrir un ataque al corazón. En muchas partes del mundo se han estudiado estas muertes y por qué suceden. Las autopsias y los estudios muestran, que son aquellos con cardiopatías no tratadas quienes se desploman en medio de la maratón.

Para evitar esto es necesario que a la hora de comenzar a correr se consulte a un médico, para detectar cualquier factor de riesgo y así diseñar un entrenamiento acorde, porque el ejercicio, incluso en aquellos con afecciones cardíacas, es muy beneficioso para la salud. Una vez que se conoce la condición del corazón, aún si este es sano y fuerte, debe proceder el corredor a entrenarse durante todo un año (antes de la maratón) con cuidado, estableciendo metas realistas y sin excesos. Mediante actividad física moderadamente vigorosa es necesario “acondicionar” el corazón y todos los músculos del cuerpo, ejercitándose de modo tal que el ritmo cardíaco no exceda el grado apropiado para la edad. Es necesario llegar a la maratón muy bien entrenado; seis meses antes debe el corredor estar corriendo cuatro días a la semana por lo menos una hora.

Hay que ser cuidadoso al entrenarse y hacerlo a conciencia, dado que los corredores recreativos están en riesgo de afectar sus corazones. En Québec se realizó un estudio en corredores profesionales y recreativos, y los corazones de estos últimos pueden presentar luego de la maratón: disminución de la función cardíaca y un aumento de la inflamación del corazón, condición que se mantiene cerca de tres meses. Estos cambios son temporales pero se asocian a riesgo cardíaco a corto y largo plazo.

Cuando se presenta colesterol elevado, hipertensión, diabetes o estrés, debe tenerse en cuenta que se está frente a factores de riesgo para las arterias, y es necesario ir con cuidado a la hora de largarse a correr. Sin embargo lo bueno es que el ejercicio físico ayuda mucho a regular cada uno de ellos y además aumenta la concentración sanguínea del “colesterol bueno”, que ayuda a limpiar las arterias.

Realizar actividad física regularmente es un importante elemento para la prevención de la muerte cardíaca súbita. Cada hora que pasamos practicando ejercicio (hasta 30 horas a la semana) aumenta en dos horas la esperanza de vida de una persona.

Catalina Llarín / CONVIVIR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here