Imaginemos la abundancia

16

Conéctese con la abundancia. Intente comprender su naturaleza: que todo está puesto en esta vida para nuestro provecho, para que lo utilicemos sabiamente y nos beneficiemos con ello. Trate de entender que la abundancia es inherente al ser humano. Lo que verdaderamente nos corresponde es la abundancia. Es el resultado de nuestras acciones y pensamientos lo que nos priva. Las situaciones que vivimos son el producto de nuestras propias creaciones mentales previas. Estamos forjando nuestro futuro con cada una de las elecciones que hacemos hoy. Si padecemos alguna carencia, tendríamos que realizar una creación mental que nos lleve a solucionarla en el futuro cercano.
Comencemos. Imaginemos con lujo de detalles todo lo que nos hace falta o nos gustaría tener. Ahora comencemos a actuar con confianza. Repitámonos seguido que muy pronto llegará a nosotros todo lo que necesitamos. La vida es un intrincado juego de causas y efectos y nadie escapa de ello. Revisemos cada una de nuestras actitudes: si dejamos de hacer planes por miedo; si en lo profundo no nos consideramos merecedores de algún bien… Los mandatos de carencia que forjaron en nosotros nuestros padres, el grado en que apreciamos nuestras propias capacidades… Tomemos conciencia de que fuimos creados con un cuerpo y una mente poderosos.

Compartir
Artículo anteriorSobre la felicidad
Artículo siguienteRSE – De eso se trata

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here