El veganismo en los jóvenes: ¿Decisión consiente o límite peligroso?

61

La pregunta por la relación entre las tendencias de moda y las patologías alimentarias siempre flota en el aire. El modo en que se enlazan los problemas referidos a la comida y las grupos de pertenencia que se forman alrededor de las modas preocupa tanto a padres como a especialistas. A simple vista podría parecer que lo que define los grupos de pertenencia entre los jóvenes es solo la estética pero, sin embargo, lo que verdaderamente los une son las costumbres culturales y sociales que comparten junto a ideología que los define y, por lo tanto, los diferencia del resto de la sociedad. Con las nuevas tecnologías llegaron grupos relativamente nuevos en los que se evidencian más fuertemente las patologías alimentarias. De este modo, las redes sociales han aumentado exponencialmente la costumbre de los jóvenes a mostrarse. Cuando nos encontramos con jóvenes en las edades de 12 a 20 años, lo importante es saber diferenciar si sus conductas corresponden a la etapa de la vida que transitan: en la que buscan saber quiénes son y cuál es su lugar en el mundo o si su aspecto se ha convertido en uno de las claves que los llevará al éxito y a ser aceptados por su tribu. En el caso del veganismo, una tendencia alimenticia que ha crecido cada vez más en todos los ámbitos y que últimamente aparece como una tendencia fuerte entre los más jóvenes que se quieren identificar con una vida “fit” y que eligen cuidar qué alimentos consumen, debemos saber si es que verdaderamente está ocultando algo más. La anorexia es la tercera enfermedad crónica más común entre los adolescentes. Se trata de una patología que nace cuando las personas se ven gordas y con la obsesión de ser delgadas como timón van dejando de comer. Parte del trastorno radica en que no detectan esta actitud como una enfermedad. Incluso, en los casos más severos pueden hasta dejarse morir de hambre. En la Argentina, según un estudio realizado por Aluba, 1 de cada 10 adolescentes mujeres de entre 14 y 18 años sufre algún tipo de trastorno alimentario. Además, entre 2000 y el 2010 crecieron de manera alarmante las patologías alimentarias entre los jóvenes varones, que pasaron del 2 al 10 por ciento. Mirarse con atención Los criterios de belleza actuales, que son difundidos por los medios de comunicación y seguidos por los grupos sociales sin objetar nada, hacen que los adolescentes se vean más gordos de lo que realmente son. Hoy en día, la tendencia cada vez más presente en las redes sociales de mostrar cada aspecto de la vida y del cuerpo lleva a los jóvenes a sentir una presión cada vez mayor por responder a ciertos estándares. Los chi – cos de hoy buscan estar cada vez más delgados y entonces, buscan bajar de peso de muchas maneras, entre las que figuran: comer cada vez menos, consumir pastillas para adelgazar, diuréticos y laxantes. A eso se suman formas novedosas, como la sobre exigencia en la actividad física o las dietas que, disfrazadas de dietas saludables, se vuelven cada vez más restrictivas. Así la dieta vegana ha sido incorporada muchas veces como “excusa” para tener una dieta restrictiva. Quien tiene la tendencia a padecer de un trastorno alimentario, puede llevar este tipo de alimentación a un extremo. Por todo lo dicho, es fundamental los adultos permanezcan cercanos a los jóvenes para que no lleguen a estar en situación de riesgo y deben estar atentos a los posibles indicadores de trastornos. Que se ocupen de que consuman una dieta variada, con todos los nutrientes y, que si los adolescentes plantean la idea de incorporar una dieta vegana o vegetariana, lo hagan controlados por un especialista que se asegure que sumen todas las vitaminas de manera balanceada.

Dra Mabel Bello
Directora de la Asociación
de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia
www.aluba.org.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here