El nombre de los animales

24
Group of cats and dogs

Gabriel Rolón, el psicólogo mediático, nos dice “cuando una persona nace, ya lo está esperando un mundo hecho de palabras y deseos ajenos que no le pertenecen. Hay una palabra, que lo antecede y que los padres han elegido para él: el nombre, que es la palabra con que se lo identificará toda su vida.

Esto, que está escrito para los animales humanos, también rige para los animales no humanos como el perro o el gato. No es lo mismo llevar el nombre de otro animal ya muerto, en donde lo obligan a hacerse cargo de algo que se espera de antemano, que otro nombre que tal vez marque un camino en el derrotero de su vida. En mi experiencia de Veterinario de pequeños animales veo diariamente esa relación, nombre y desarrollo de la conducta. Vamos a los ejemplos:

Luna: representa a nuestro satélite, que va cambiando con los días y ejerce mucha influencia hacia los demás. La mayoría de las Lunitas son bastante loquitas, con carácter cambiante, con caprichos varios.

La moda actual es ponerle nombre de personas a los animales: Felipe, Manuel, Pepe, Olga, Nacha, Agustín… Estos últimos son terribles, muy traviesos, inquietos, destructores de zapatillas. Ya casi no se ven los tradicionales: Colita o Negrito. 

De chico me acuerdo de un ovejero belga imponente que se llamaba Garufa. Y el tipo hacia honor a su nombre. Con gran libertad, se iba de noche de parranda, vaya a saber por donde y regresaba a la mañana para cumplir con su función de guardián.

También han surgido como nombre de perros y gatos, apellidos:

Recuerdo a Sánchez, a Gonzáles, o mejor “Señor Gonzáles”.

Otros menos ocurrentes le pusieron “Perro” al perro y “Gato” al gato.

Madonna y Pampita son mis perras, unas reinas en todo sentido. Van por el mundo con ese porte y esa prestancia, cual si fueran representantes de sus modelos. Smart, me hace acordar al súper agente 86.  Hace trapisondas todo el tiempo. “El Pistu”, le marcó su destino de jefe de manada. El más pistola, el macho del grupo y terminó en un barrio obrero siendo el patrón de la vereda. Hay perros que tienen varios nombres de acuerdo a quien se lo pone o el lugar desde donde surgió el bautizo. Hace unos años incorporamos un perro de la calle, que se llamaba Buchi con b. Aunque algunos le decían Guchi con “g”. Pero a la vuelta donde iba a pedir huesos al carnicero le decían Matute, por el personaje de historieta. Por otras cuadras lo llamaban Barba, por su atributo pelífero. Ahora tenemos en nuestra cuadra a Coco, así vino, pero otros lo llaman Negro, por su color. Y la mayoría le grita “Salí” o “Fuera”, porque es medio cargoso, ladrador e impone respeto….y cierto temor. Los gatos también tienen los suyo: Tom o León se escuchan mucho. Y refieren a animales con carácter. Cazadores imponentes. Para ellas Mimi, Brigitte, son bien femeninas. Las grandes seductoras….Garfield como el personaje de historieta, Sócrates o Plutarco para los intelectuales. Enzo, Diego, Teté, Román o Trapito para los futboleros. Colo, Negro, Pintita, según sus colores… En fin, tómense su tiempo para elegir los nombres de sus animales, lo mismo que para sus hijos, ya que van a marcar una senda en sus vidas.

Salud y alegría. Hasta la próxima.

M.V. Jorge Muñoz

Médico veterinario homeópata

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here