El hígado, dolencias y tratamientos (PARTE I)

37

El hígado es la glándula más grande del cuerpo. Sus funciones lo convierten en uno de los órganos más importantes y más complejos del organismo.

Cumple con tres funciones muy importantes, Desintoxicación (tanto de alimentos como de medicamentos), Síntesis y Almacenamiento. Vierte sus secreciones (una de los cuales es la bilis) al intestino, participando así en el proceso digestivo. Interviene activamente en el metabolismo de los glúcidos (azúcares), las proteínas y los lípidos (grasas). Colabora en la coagulación sanguínea y almacena Vitaminas A, D, E y K. La alteración de una de estas funciones es signo de un problema hepático, desde cálculos biliares, cirrosis, hepatitis, hígado graso hasta tumores.

Los principales síntomas del hígado enfermo son: mala digestión, flatulencia, dolor de hígado, inflamación del vientre, dolor de cabeza, mareos, depresiones, incapacidad para concentrarse, urticaria (se siente una picazón general del cuerpo), erupciones cutáneas, mal humor, hipoglucemia, mal aliento al levantarse, y gran necesidad de comer cosas dulces .

Desde una mirada emocional, los problemas hepáticos surgen cuando la persona se preocupa por todo lo que sucede a su alrededor y no lo puede digerir, no se adapta a los cambios y a las nuevas circunstancias. Esto la lleva a tener mucha ira contenida y en lugar de enojarse y poner los límites tiene un ataque de hígado. Es el lugar del enojo reprimido.

Por lo general hay una tendencia a criticar y juzgar a los demás con mucha facilidad, intentando que el otro cambie, en lugar de cambiar uno.

La medicina natural cuenta con varios medicamentos para activar y proteger el hígado.

Té verde, es depurativo y antioxidante, evita la formación de radicales libres.

Diente de León o Taraxacum, Alcachofa, Carqueja: Por sus características amargas estimulan la producción de bilis y depuran la sangra colaborando con la función hepática.

Cardo Mariano, 250mg una o dos veces al día: Es el protector hepático por excelencia, es reconstituyente estimulando el crecimiento de hepatocitos (células hepáticas), baja el colesterol (muy útil cuando se sufre de hígado graso), ayuda a combatir la diabetes y elimina el exceso de hierro que perjudica al hígado.

Cúrcuma con Cardo mariano en comprimidos: en esta fórmula reunimos dos potentes protectores hepáticos, además la cúrcuma desinflama, alivia los dolores y los gases, mejora la digestión y disminuye el colesterol.

Respecto a la alimentación, se deben consumir vegetales amargos como la achicoria, el alcaucil, la acelga.

Ajo, cebolla y brócoli.

Incorporar el pomelo y el limón al desayuno, eliminar las bebidas azucaradas, las harinas blancas y las grasas y disminuir el consumo de carnes.

Por último, aprender a aceptarse tal cual es, amarse y comprenderse más, de esa forma se abre el camino de la compasión hacia los demás.

“Como siempre, ante cualquier duda consulte a su médico y/o farmacéutico de confianza”

Farmacéutica Dra. Miriam Noemí Bruno
D.T. Farmacia Homeopática Libertad
farmacialibertad0@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here