El drenaje, una técnica para desintoxicar

167

El drenaje es una técnica que se perfeccionó dentro de la homeopatía, que forma parte del acervo terapéutico homeopático pero que hoy en día se utiliza en forma conjunta por muchos colegas veterinarios que no son homeópatas. Voy a dar un pantallazo sobre el tema, para advertir de su existencia y formas de uso. Un aforismo conocido dice “que el médico tiene que mantener al paciente con vida hasta que la naturaleza haga su función y lo cure”. Esto indica que el organismo tiene los mecanismos para autocurarse. En el caso de una intoxicación, el mismo cuerpo se encarga de tomar al tóxico y expulsarlo, dependiendo de la cantidad y grado de toxicidad, podrá o no. En estos casos la homeopatía se vale de una técnica especial, que se denomina isopatía para ayudarlo a desintoxicarse. Utiliza el mismo tóxico, diluido y dinamizado como tratamiento. Hace años cuando la intoxicación con organofosforados era bastante frecuente, he usado Phosphorus diluido y dinamizado en muchos casos con muy buen resultado. Lo mismo para el talio con Tallium homeopático, la estricnina etc. Por suerte hoy están prohibidas, pero hay otras: plomo, diversas sustancias químicas, pulguicidas, etc. También los utilizo para minimizar la intoxicación en casos de medicamentos de uso permanente como el fenobarbital, el corticoide, los aines, analgésicos etc. Estos medicamentos dejan metabolitos que tienen que ser eliminados porque si no se acumulan y dañan a los órganos de eliminación. Si considero que en algunos pacientes por diversos motivos, se encuentran “intoxicados” crónicamente, por el uso de medicamentos, de ciertos químicos de los alimentos, del medio ambiente, toxinas bacterianas, metabolitos como la urea, etc. Esto produce daño en el sistema drenador del organismo, aquel que se encarga de la limpieza celular y de los tejidos y órganos. En estos casos la homeopatía nos provee de herramientas importantes en la llamada técnica del drenaje. Fue Antoine Nebel quien ordenó y armó la teoría y práctica del drena- je. Este cuadro lo interpreto Nebel como una incapacidad de los órganos para eliminar los productos del catabolismo en medida suficiente, lo que hacía necesario su auxilio. En un organismo normal son el hígado, el riñón, los intestinos y el sudor los encargados de eliminar estos desechos. Cualquiera causa que le altere estas vías de eliminación, o los mecanismos por los que ella se realiza, pueden conducir, a una exacerbación de los síntomas, más conocidos en nuestra terapia como agravación homeopática. León Vannier, discípulo de Nebel, define el drenaje como el conjunto de medidas que se ponen en práctica para asegurar la eliminación regular de las toxinas que perjudican el organismo de un individuo. La homeopatía trabaja con energía. Actúa sobre la energía vital del organismo. Para ello nos valemos de medicamentos que tienen una energía semejante a la del paciente en determinado momento logrando su estímulo para que con sus propias herramientas logre su homeostasis (equilibrio). Utilizo la figura del reset de la computadora para explicar este mecanismo. Se armoniza el paciente. Pero algunas veces eso no alcanza, porque hay lesiones o hay mal funciona- miento de los encargados de la eliminación de toxinas. A lo largo de los años y de las experiencias se determinaron a ciertas sustancias llamadas drenadoras que preparadas como medicamento homeopático actúan ayudando energéticamente a esos drenadores. En los pacientes gerontes es donde más se utilizan, ya que consideramos que a cierta edad estos mecanismos no funcionan como corresponden, pero también en casos de intoxicaciones o que consideremos que haya fallas hepáticas, renales, intestinales etc. Cada caso habrá que analizarlo en forma individual. Lo mismo que la estrategia de drenaje. Es muy común el uso de fórmulas drenadoras del riñón, del hígado, de los pulmones, también de tejidos como: piel, mucosas, serosas y de metabolitos específicos: ac oxálico, fosfatos, uratos, indol, etc. Si bien está técnica está desarrollada y perfeccionada por la homeopatía, se puede utilizar en cualquier caso y con cualquier tratamiento. De esta manera es una ayuda invalorable en casos crónicos de hepatopatías, de insuficiencias renales, de litiasis o microlitiasis, de epilepsias, de enfermedades respiratorias o intestinales crónicas etc. Al drenarse o canalizarse estos pacientes van a estar mucho mejor preparados para recibir su tratamiento individual, sea este homeopático o no. Los colegas que utilizan la Fórmula Riñón o Hepática, valoran su accionar. Los homeópatas que lean este artículo saben lo importante que es y evitar esas desagradables agravaciones que a veces ocurren. Pero aquellos colegas que no son homeópatas pueden valerse de estos medicamentos para ayudar a sus pacientes. Resumiendo: si bien el organismo está preparado para desintoxicarse hay medicamentos preparados homeopáticamente para ayudar a ese organismo a hacer su tarea de limpieza. Primo non nocere decía Hipócrates. Lo primero es no dañar, lo segundo es ayudar a la naturaleza a autocurarse. Salud y alegría. Hasta la próxima!

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here