Cuidados post solares muy naturales

12

Cuando pasamos un tiempo al sol sin las precauciones debidas, nuestra piel se inflama, enrojece, quema y está tirante.  Vamos a ver qué alternativas nos da la naturaleza?

La planta más conocida para estos casos, es el Aloe Vera, que por su poder regenerador y calmante, ayuda a que el sentimiento de calor en que la piel se encuentra se disminuya. Con el Aloe Vera se podrán evitar ampollas, descamaciones, y suavizará y deshinchará las partes del cuerpo que lo requieran. Se puede aplicar, y quizá sea la mejor manera, directamente las hojas de las plantas, extrayendo el gel de su interior y cuidando de no pincharnos. Pero también existen variedad de productos que incluyen esta planta, no te olvides de elegir las que sean lo más natural posible.

El Melón: gracias a su alto contenido en agua y en vitamina A, nos rehidratará la piel. Y es muy fácil aplicarlo: solo hay que sacarlo de la heladera, aplastar su pulpa y colocarla en las partes de nuestra piel que estén afectadas.

La Manzanilla: En su forma de infusión nos puede ser muy útil para calmar y desinflamar el dolor de ardor de las quemaduras. Con una toalla o con una buena cantidad de algodón, colocarla en la zona afectada.

Pepino: su efecto refrescante y antiinflamatorio y su alto contenido en vitamina E, A y C y en aceites naturales, lograrán una solución magnífica.

Sin embargo, si el deseo es crear un tratamiento regenerador eficaz que nos quede para varios usos, aquí va una receta extraída de la página web www.vidanaturalia.com:

Ingredientes: arcilla blanca, miel, 1 palta, 1 banana, aceite vegetal de rosa mosqueta, aceite esencial de lavanda, aceite esencial de manzanilla.

Receta: En un cuenco de madera, verter dos cucharadas (tamaño cuchara de madera) de arcilla blanca. Puede colocarse más si desea hacerse más cantidad. La arcilla es regenerativa, calma los tejidos irritados y proporciona frío y descongestión a las zonas inflamadas. Agregar agua y remover hasta conseguir una textura cremosa y homogénea.

Batir la palta, el plátano, un poco de agua caliente y una cucharada sopera de miel. La miel es antioxidante, regenera los tejidos. La palta nutre las capas profundas de la piel y ambos, el plátano y la palta, son hidratantes.

Introducir la mezcla a la crema de arcilla realizada anteriormente.

Agregar una cucharada sopera del aceite vegetal de rosa mosqueta. Cicatrizante y regenerador de heridas.

Agregar tres gotas de aceite esencial de lavanda. Regenerativa.

Agregar tres gotas de aceite esencial de manzanilla. Propiedades antiinflamatorias y calmantes.

Remover todo hasta que los ingredientes se mezclen.

Aplicación: en una bañera con agua templada y fría, humedece tu cuerpo. Luego, agrega una buena cantidad de la mezcla en todo tu cuerpo. Metete dentro de la bañera y relajate durante por lo menos diez minutos. Cuando lo creas conveniente, quitate el exceso con abundante agua y al salir, secate, pero no del todo para poder colocar una crema hidratante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here