Crisis y oportunidad

12

Como sobrevivir comercialmente en tiempos de crisis, siempre ha sido un recurso imprescindible en esta economía moderna, donde la seguridad y la estabilidad económica han sido relegados a un manual de utopías.

Muchos negocios funcionan muy bien y surgen como grandes ideas irrebatibles con proyección de éxito y rentabilidad asegurada, mientras la economía se visibiliza estable, pero caen estrepitosamente o desaparecen silenciosamente ante el surgimiento de la imprevisibilidad, la caída del consumo, la recesión o el cambio de paradigma económico como lo es una economía basada en la industria local, a otra basada en el ingreso irrestricto de importaciones y costos de producción no competitivos.

¿Ahora bien, cual es la llave maestra o la combinación o formula que permite que, ante un giro brutal de la economía de consumo, me permita ser exitoso o sobrevivir a los tiempos de crisis e inestabilidad económica?

Es difícil de asumir y asimilar, pero no hay fórmulas mágicas. Cuando una crisis de consumo aparece quebrando la previsibilidad, los únicos negocios que pueden sobrevivir, son aquellos que se prepararon para ello o son nichos de primera necesidad, donde si bien el consumo merma por la caída de la demanda, el consumidor lo necesita y en menor proporción lo sigue demandando, lo que permite, con recortes y ajustando el cinturón seguir adelante hasta el próximo remanso.

En este paisaje hay de todas las variables y posibilidades, están los que se rinden de inmediato, bajando los brazos y cerrando sus puertas para esperar que pase la tormenta, están los que se aferran al mástil y sucumben en la tormenta, los que logran atravesarla, pero quedan heridos y no pueden recuperarse y están los que se transforman y en vez de luchar contra la tormenta, la acompañan y se dejan llevar por los vientos con pericia, hacia nuevas costas más o igual de prometedoras que las de donde partieron.

Transformarse y transformar el propio negocio en una posibilidad rentable ante una crisis económica o financiera, no es para todos, hace falta esfuerzo, garra, pasión, coraje y ser muy intrépido para adentrarse en la tormenta, sin saber si vamos a salir de ella, pero transformar una crisis en oportunidad. Suele ser esta última, la mejor y quizás la única opción que nos queda, si realmente queremos seguir participando de ese gran motor que mueve la economía y el comercio de un país.

Generalmente aquí es donde debe expresarse nuestra creatividad y osadía, para ganarnos un lugar en el futuro, cuando las cosas vuelven a reacomodarse. Transformar una crisis en oportunidad implica volver a mirar las cosas con nuevos ojos. Lo que daba resultado hasta aquí dejo de darlo y es imprescindible buscar nuevos modos y nuevas maneras. Muchas veces lo hacemos de un modo intuitivo o instintivo, para encontrar esa nueva veta que le de oxígeno a nuestro negocio, otras lo hacemos con objetividad, programación y capacitación para abordar el negocio con una estrategia diferente, pero lo cierto es que, si es bueno o es malo, no lo sabemos hasta atravesar la tormenta y salir del otro lado para evaluarlo.

La mayoría de las veces esta oportunidad se da cuando buscamos la especialización y el modo de diferenciarnos de la competencia, dos razones que nos llevaran a intentar permanecer en el negocio, pero encontrando las claves de como diferenciarnos y especializarnos para ofrecer, mejor calidad y mejor servicio en lo que hacemos cuando, recortar los costos no es viable para seguir subsistiendo. Debemos brindar algo más y mejor, por el mismo precio que nos posicione mejor que la competencia ante nuestros clientes.

Muchas veces el servicio, la atención y el asesoramiento pueden retener a un cliente y convencerlo de invertir o consumir algo que de otro modo lo hubiera pensado más de dos veces. Todo está en los ojos que lo miran y allí donde algunos ven un callejón sin salida, otros ven un muro para escalar posicionarse en un estadio más alto con mejores perspectivas. Esperemos que este año que comienza, convierta la crisis en un trampolín para ser mejores y brindar lo mejor de nosotros, para seguir haciendo buenos y mejores negocios.

Ignacio Conde
iconde@boti-k.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here