Chía, la fuerza

46

La Salvia Chía o también llamada Salvia Hispánica es una semilla originaria de América Central. Cultivada principalmente en las zonas de México y Guatemala, ha sido utilizada como alimento y medicina por los pueblos prehispánicos unos 3500 años AC. Considerada un alimento sagrado se ofrendaba a los dioses Aztecas. En el siglo XVI, con la llegada de los conquistadores a América, la chía fue perseguida prácticamente hasta su extinción, por considerarla sacrílega debido a que era el principal elemento en las ceremonias religiosas.

Años más tarde, a partir de investigaciones en busca de fuentes alternativas de Omega 3, se redescubren sus propiedades beneficiosas para la salud

Durante miles de años la chía ha sido un alimento básico en las civilizaciones maya y azteca y con razón, ya que las semillas de chía están repletas de vitaminas, minerales y ácidos grasos que ayudan a nuestro cuerpo a combatir las grasas y nos proporcionan muchos beneficios.

Las semillas de chía contienen mucha fibra. Son fáciles de digerir pero crean una sensación de saciedad que nos ayuda a controlar el apetito. Es recomendable tomarlas en el desayuno. Absorben entre 10-12 veces su peso en agua lo que ayuda a mantenernos hidratados. Son buenas para deportistas y personas que están normalmente muy activas.

Fuente saludable de Omega 3

El Omega 3 es bueno para el sistema nervioso central, para las células y para muchos de nuestros órganos vitales. Mantiene brillante nuestra piel y nuestro pelo. Está demostrado que las semillas de chía contienen más de este ácido graso que algunos pescados como por ejemplo el salmón, por lo que son una buena alternativa.

Protegen de los efectos nocivos del medio ambiente

Consumir chía diariamente ayuda a una protección óptima debido a sus nutrientes, de los efectos nocivos de la contaminación, el tabaco y rayos UVA.

Aumentan la masa muscular

Proporciona un aporte extra de energía y además gracias a su alto contenido en fibra y a su alto contenido en proteínas, aumenta la masa muscular y regenera los tejidos. 

Calman el dolor de las articulaciones

Los ácidos grasos Omega 3 proporcionan propiedades antinflamatorias, por lo que si tomas chía diariamente notarás que se reduce notablemente el dolor de las articulaciones.

Contraindicaciones de la Chia para personas que padecen de estos síntomas:

• Gases: Debido a su gran cantidad de fibra, la Chia puede aumentar la frecuencia de gases en el tracto digestivo.

• Alergias: No consumir si se es alérgico a la Chia, o a otro tipo de semillas tales como las semillas de mostaza. Si usted por lo general es alérgico a las comidas, y tiene cierta sensibilidad a cierto tipo de alimentos, es buena practica consumirlas en pequeñas cantidades y ver si se da alguna reacción adversa o brote en la piel.

• Pacientes con diluyentes de sangre: Estos tipos de personas deben evitar consumir las semillas, así como también si usted planea algún tipo de operación o cirugía en un momento cercano.

• Presión arterial baja: Están contraindicadas para pacientes que sufren de presión sanguínea baja, ya que se ha investigado que puede bajar la presión diastólica.

• Suplementos vitamínicos: No consumir junto con algún suplemento alimenticio, en especial los de multivitaminas y minerales.

A las semillas de chía se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla, 5 veces el calcio de la leche, a parte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3. También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas

Dosis Recomendadas: Adultos, 2 cucharadas al día. Niños, 1 cucharada diaria<

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here