Alvien Toffler, profeta moderno (1928- 2016)

7

Con su visión aguda y sus formulaciones precisas, anunció los cambios tecnológicos que estamos viviendo. Doctorado en Letras, Leyes, Sociología.Nos dejó tres libros: * El shock del futuro: donde pronosticó que el futuro de la humanidad iba a depender del conocimiento (y no de la producción industrial y post industrial).

* La tercera ola: que es la ola del conocimiento, del desarrollo global. Para facilitar, es la ola actual, en curso.  Antes, en la civilización, hubo una primera ola (la agricultura) y una segunda ola (industria).

* El cambio de poder: donde estudió y pudo prever los cambios de poder, generados a partir de las nuevas tecnologías, el conocimiento y la violencia.

Aldea global: La revolución agrícola creó el formato de aldea. Y cada aldea era un mundo: costumbres distintas, particulares de cada aldea. A punto de generar, por ejemplo: idiomas y dialectos diferentes, danzas, fiestas, platos típicos, creencias de cada pequeño territorio.

La revolución tecnológica convierte el globo (el planeta) en aldea. Ahora, las barreras se diluyen, el mundo está a la vuelta de casa. Facebook: 2.000 millones de usuarios en el primer trimestre de 2017 (según datos de la propia empresa).

El lugar: La revolución industrial creó en concepto de “un lugar para cada cosa”.

Un lugar para producir (fábrica), un lugar para estudiar (escuela), un lugar para enfermos (hospital), un lugar para comercio (los locales). La revolución tecnológica desarma ese concepto de “lugar para”. Ejemplos concretos: trabajar desde casa, comprar sin ir a los locales, tomar cursos virtuales. En Alemania e Inglaterra ya existieron empresas con más de 40.000 empleados. Eso es impensado en los días de hoy, que tanta gente vaya a un solo lugar para fabricar algo.

Instantaneidad: Antes, la noticia necesitaba de un intermediario. En el Imperio Romano, una vez por mes, venía el mensajero, que llegaba, pelaba un pergamino y leía. Siempre transcurría un tiempo, entre Roma y los confines del Imperio. El propio Colón, llegó a América y (en aquel momento) se enteraron apenas los tripulantes. Unos meses después, la noticia llega a los Reyes Católicos. En la revolución tecnológica, desaparece el intermediario, ya no hace falta el mensajero y se instala el fenómeno de la instantaneidad. En minutos, desde cualquier lugar del mundo, puedo saber cómo fue el gol en Rusia, el incendio de la confitería de Esquel y de los bosques en Grecia, la reunión del G20.

¿En qué nos quedamos?

• Desaparecen oficios y desaparecen muchas de las actividades antes imprescindibles. • Podrá desaparecer la escuela, según sostienen muchos pensadores.

• Surgen nuevas formas de producir, jamás fábricas de 40.000 empleados.

  Surgen nuevas formas de trabajar. En la Edad Media, sería inconcebible el guía turístico, el personal trainer, la psicopedagoga. •  Se instalan nuevas formas de comprar. Si miramos la tendencia, muchos de los actuales comercios desaparecerán en los próximos diez años.

  Las nuevas formas de pagar llegaron para quedarse: medios digitales, pagos con transferencia, criptomonedas. (De cómo va la tendencia, el dinero, en su forma actual, va a desaparecer).

Helio Perotto
CONVIVIR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here