Ábrete Sésamo Villa Gesell: “En el interior la problemática es el transporte”

9

La principal dificultad que enfrentamos al traer productos Sin TACC es su alto costo, al que se suma el valor del flete por transportarlos.

En la última edición de la Expodietética, por ejemplo, pude comprobar que está creciendo la oferta de alimentos freezados Sin TACC, innovadores y de calidad, pero traerlos de Buenos Aires con un transporte adecuado, suma bastante al precio de venta final. Es una cuenta que tenés que hacer cuando pensás en traerlos incluso en temporada, porque el turista compara los precios con los de su lugar de residencia y, lógicamente, no está dispuesto a pagar mucho más.

Aquí en Gesell empiezan a aparecer emprendimientos de gente que elabora a nivel local productos de calidad y habilitados para hacerlo. Esa es una apuesta interesante para la reducción de costos de transporte. Llevará un tiempo que estos emprendimientos se desarrollen más, porque también se enfrentan con los costos que implica tener el logo Sin TACC y los papeles en orden para vender a comercios.

Respecto de la demanda, me preocupa que el requerimiento se oriente tan arcadamente a los panificados y las harinas.

Existe una oferta más amplia de alimentos aptos, con logo y envasados adecuadamente, que la persona con celiaquía puede consumir: semillas, mix de frutos, legumbres, leche de almendras, etc.

A nivel local, son poco requeridos. Pero sí me los piden a veces turistas que vienen de grandes ciudades.

Entonces, tengo que evaluar cuidadosamente cuánto traer para que haya disponibilidad, pero sin llenar una estantería con productos de baja rotación. Esto, en lo que hace a la necesidad de que mi comercio funcione en forma rentable.

Pero, desde otro lugar, mi inquietud es que una alimentación con predominancia de harinas es eso mismo: una alimentación con predominancia de harinas, sean con gluten o sin gluten.

Es interesante, porque no ocurre solo con personas celíacas. Han entrado clientes sin diagnóstico de celiaquía que me comentaron que están dejando las harinas y me piden alguna galletita apta para celíacos; o me las piden porque quieren comer más sano. Asumen que Sin TACC es necesariamente sano o que no están comiendo harinas.

Sucedió hasta con clientes con diabetes que pensaron que sería bueno para ellos consumir lo que sea que tenga el logo Sin TACC…!

Lo que pude hacer desde mi lugar de alguien que trabaja en un rubro que promueve una mejor calidad de vida, (pero que no soy profesional del área de salud) fue alertarlos sobre el nivel de azúcar de algunos de esos productos e invitarlos a leer la información nutricional. Todavía hay mucho camino por recorrer.

Gisela Wengiel
abretesesamovg@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here